26 de abril de 2006

Ana Pastor insta a implementar protocolos que ayuden a médicos a detectar signos y síntomas de la violencia de género

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ex ministra de Sanidad y actual secretaria ejecutiva de Política Social del Partido Popular Ana Pastor habló hoy, en el marco del Foro sobre 'La Medicina Legal en la Comunidad de Madrid: Nuevos desafíos' de la necesidad de que los hospitales y centros de salud implementen protocolos para la detección precoz de los signos y síntomas de la violencia de género que, destacó, es "la mayor lacra que afecta a la sociedad española y, en general, a las sociedades desarrolladas".

Para la ex ministra, es necesario que el problema de la violencia doméstica sea incluido en el área de la salud pública de manera que se implementen no sólo políticas de prevención y sensibilización más amplias sino también protocolos que ayuden a los profesionales a detectar el problema en una etapa inicial : "Aprobamos un protocolo pero, a día de hoy en toda España no está implantado en los centros de salud el protocolo de prevención de la violencia de género ni tampoco en los servicios de urgencia de los hospitales, cuando es una recomendación mundial y pese a que la mayoría de los países de la UE lo tienen en marcha".

Según destacó Pastor ante un auditorio de expertos, en muchos casos son los médicos las únicas personas fuera del ámbito familiar que conocen el problema y por tanto, tienen "la obligación" de detectarlo y denunciarlo. "Es muy importante lo que se haga desde los servicios sanitarios ya que -según destacó citando datos de la OMS- de las mujeres que han sufrido maltrato, el 50 o 60% presenta algún tipo de lesión y entre el 20 y el 34% solicitaron asistencia sanitaria, es decir que casi la mitad de la población que sufre violencia de género ha estado en las consultas sanitarias en el ultimo año".

Sobre la violencia de género en España, resaltó que "este año se han muerto más mujeres por esta causa que en los últimos siete años" y mencionó un estudio, realizado desde la Comunidad de Madrid en 2003, que, entre sus conclusiones, establecía que un 10% de las mujeres eran víctimas de este tipo de agresión: "Las cifras generan preocupación porque afectan a las raíces mismas de la convivencia", aseguró.

DIMENSIÓN JURÍDICA DEL PROBLEMA

La representante de Asuntos Sociales del PP consideró que, desde el punto de vista jurídico, los profesionales de la salud deben conocer las leyes que protegen a las mujeres víctimas de la violencia y notificar a la Justicia cuando detecten algún problema: "Hay normas básicas juridicas que deberían ser de conocimiento generalizado de todos los profesionales sanitarios y de las organizaciones colegiales" entre las que mencionó la ley orgánica de 2004 de medidas contra la violencia de género, la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el artículo del Código Penal que castiga estas conductas.

Para Pastor, es necesario incrementar los recursos que se destinan a la prevención de la violencia doméstica ya que, consideró, es una de las causas de muerte y enfermedad más prevenible junto con el tabaquismo. Y al respecto destacó que las consecuencias del maltrato en las mujeres se observan en lesiones físicas, fobias, trastornos de ansiedad, estrés postraumático, abusos de drogas, alcohol y psicofármacos e intentos de suicidio.