30 de marzo de 2006

(Ampliación) Muere de meningitis un alumno de 14 años del IES Garcilaso de la Vega de Torrelavega

SANTANDER, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un adolescente de 14 años de edad, alumno del Instituto de Educación Secundaria Garcilaso de la Vega de Torrelavega (Cantabria), falleció ayer miércoles a causa de la meningitis. La noticia ha sembrado un profundo dolor en el centro, que interrumpió la actividad y organizó una misa-funeral en la parroquia de San Pablo de Nueva Ciudad.

El joven, Borja Prado Rodríguez, será enterrado esta tarde en el cementerio de Santillana del Mar, tras el funeral que se celebrará a las seis en la Colegiata.

Los 400 alumnos que cursan estudios en el IES Garcilaso de la Vega, ubicado en Tanos, ya han asumido el protocolo de actuación que desarrolla la Consejería de Sanidad ante casos de meningitis, "y de momento, han recibido una hoja informativa recomendándoles que estén atentos ante los síntomas que presenta la enfermedad", explicó hoy el director del centro, Jesús Martínez.

Este documento ha sido repartido en la clase del joven, y en los otros dos grupos de segundo de la ESO (en total, alrededor de 70 alumnos). El director del instituto ha hecho un llamamiento a la calma de la población.

La Consejería de Sanidad y Servicios Sociales señala en un comunicado que ha puesto en marcha de forma inmediata las acciones pertinentes señaladas en los protocolos, tras recibir notificación en la mañana de ayer de la existencia de un caso de meningitis.

Así, se estableció contacto con la dirección del instituto de Torrelavega para informar sobre las recomendaciones a seguir, tanto en el centro como por los compañeros de aula del afectado, y para que las mismas las hiciera llegar a cada uno de éstos.

Por su parte, la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, quien expresó su "pésame a la familia" del joven, informó de que la Consejería de Educación ya se ha puesto en contacto con la de Sanidad para tomar las medidas que sean necesarias "aunque en el centro no se ha detectado ningún otro caso", dijo.

SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA NORMAL

La mayor época de riesgo para la meningitis es la temporada invernal y en la mayoría de los casos afecta a niños y jóvenes. En 2005 se registraron en Cantabria 39 casos, y en lo que va de 2006, nueve, lo que indica que la actual situación epidemiológica, al finalizar el primer trimestre del año, se encuentra dentro de los márgenes habituales, según la Consejería de Sanidad. En 2004 se presentaron 26 casos y, en 2003, 30.

El departamento de Charo Quintana señala en un comunicado que el diagnóstico de meningitis "suele originar una intensa alarma social, sobre todo en las personas próximas al paciente, que "no siempre está justificada". La meningitis se define como la inflamación de las meninges cerebrales y espinales producida por diferentes causas. Las meninges son tres membranas que cubren el contenido del cerebro y la columna vertebral.

El término meningitis abarca un conjunto de síndromes cuyo denominador común es la irritación meníngea, junto con otros hallazgos que "permiten predecir su causa con alto grado de seguridad, incluso antes de que el agente responsable haya sido identificado por técnicas de laboratorio".

Clínicamente se caracteriza por un inicio más o menos brusco, precedido o no de síntomas respiratorios, con dolor de cabeza, fiebre, generalmente alta, vómitos, rigidez de nuca y manchas en la piel (petequias).

Habitualmente los gérmenes causantes de infección meningocócica se propagan desde el enfermo al sujeto sano a través de las gotitas de saliva que se desprenden al estornudar, hablar, toser, o mediante el empleo de utensilios que hayan estado en contacto reciente con las secreciones faríngeas del enfermo.

Si en alguna ocasión se presentan síntomas como los señalados, lo que se debe hacer es consultar con el médico de familia, o pediatra, lo antes posible, o bien acudir a un Servicio de Urgencias Hospitalarias. Sanidad subraya que debe mantenerse la calma y pensar que, aunque se trata de una enfermedad grave, existen tratamientos adecuados para ella y que generalmente se cura sin dejar secuelas.

Lo que no se debe hacer es desinfectar la garganta y parte posterior de la nariz con colutorios o gargarismos; aislar a las personas que hayan estado en contacto con un enfermo de meningitis y no permitir su incorporación a la escuela o centro de trabajo; tomar medicamentos sin que hayan sido prescritos por un médico; aplicar medidas especiales en el ambiente, como desinfección del medio o cierre temporal del centro escolar o laboral.