20 de mayo de 2006

(Ampl.) Tres de los niños atendidos ayer por intoxicación alimentaria permanecen ingresados en el Hospital de Badajoz

BADAJOZ, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Tan sólo 3 de los 36 niños ingresados en la noche de ayer en el Hospital Materno Infantil de Badajoz, tras sufrir una intoxicación alimenticia en el comedor de sus colegios, permanecerán ingresados hoy hasta conocer su evolución médica, el resto serán dados de alta a lo largo de la mañana.

El consejero de Sanidad, Guillermo Fernández Vara, compareció esta mañana en rueda de prensa para explicar que hasta las 22.00 horas de ayer se acercaron hasta el citado hospital un total de 40 niños acompañados por sus padres, procedentes de los colegios "Luis de Morales" y "Jesús Obrero" de la capital pacense, bien alertados por otros padres o desde el propio SES que notificaba los síntomas de los primeros afectados para que se estuviera alerta.

En total comieron en los dos comedores afectados 115 alumnos, a cuyas familias se avisó en el momento en que comenzaron los primeros ingresos en la tarde del viernes.

De estos menores, de entre 4 y 11 años, uno fue ingresado en la UCI, de 9 años de edad, al presentar un cuadro de "depresión neurológica", por lo que fue ingresado en esta unidad "para evitar un trastorno del metabolismo", dijo Fernández Vara, y se espera que esta mañana sea pasado a planta.

Según explicó el director de Atención Sanitaria, Avelino Ortiz, los chicos ingresados presentaron síntomas de náuseas, vómitos, fiebre, dolor abdominal y decaimiento, siendo tratados con hidratación con suero intravenoso y antibióticos, siendo retirados éstos últimos del tratamiento esta mañana, y el menor que fue hospitalizado en la UIC no llegó a precisar ventilación mecánica.

Los tres chicos que permanecerán ingresados en el Hospital, incluido el niño de la UCI, tienen una evolución favorable, pero siguen presentando fiebre y deposiciones, por lo que se ha preferido mantenerlos en observación hasta mañana.

TRANQUILIDAD Y PRUDENCIA

El consejero de Sanidad extremeño hizo un llamamiento a la "tranquilidad y la prudencia", ya que "las diligencias e investigaciones llevadas hasta ahora", han demostrado, afirmó, que la empresa de catering, que era gestionada por las AMPAS de los centros educativos, y distinta a la adjudicataria de la Junta de Extremadura, cumple con la legislación vigente en la Comunidad Autónoma y las directivas de la UE.

A este respecto, explicó que estas normativas exigen unos requisitos de autocontrol de estas empresas, con análisis de riesgos de los denominados productos críticos, además de las inspecciones directas y periódicas de las Áreas de Salud del SES para comprobar que estos protocolos se cumplen.

Guillermo Fernández Vara añadió que en la actualidad se están analizando las muestras de los alimentos que tomaron los pequeños, aunque todo parece confirmar que se trata de una salchichas envasadas en mal estado.

Igualmente, se está procediendo al análisis de las muestras de los centros educativos y de otras proporcionadas por la empresa implicada, y además se ha procedido a la retirada de las partidas sobrantes de todos los alimentos del menú de ayer que tomaron los niños.

Los análisis para determinar las causas de la intoxicación y "depurar responsabilidades", indicó en consejero, se están realizando en un laboratorio de Badajoz y otro "de referencia nacional en seguridad alimentaria" de Majadahonda , añadió, para "contrastar los resultados".

Por último la consejera de Educación, Eva María Pérez, que también se desplazó al Hospital Materno Infantil, dijo que desde ambas Consejerías se está trabajando para "brindar todo el asesoramiento" a los padres y centros educativos que llaman pidiendo información sobre la gestión de estos catering, aunque, matizó, se trata "de casos excepcionales".

El consejero de Sanidad quiso agradecer, por su parte, la labor realizada por todos el personal médico del Área de Salud de Badajoz, que, explicó, aún no estando de servicio se personaron en el Hospital al conocer la noticia en caso de que fueran necesarios ante una intoxicación masiva.

Hasta el Hospital pacense se desplazaron también, el vicepresidente de la Junta de Extremadura, Ignacio Sánchez Amor, el consejero de Cultura, Francisco Muñoz, y el alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán.