18 de julio de 2006

(Ampl.) Un hombre que trabajaba en una obra fallece en Ourense a consecuencia de un golpe de calor

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un hombre de 44 de edad que trabajaba durante la tarde de ayer bajo el sol en una obra de la construcción en el municipio ourensano de Toén es la primera víctima mortal en Galicia a consecuencia de la ola de calor registrada en la comunidad en los últimos días.

Fuentes de la Consellería de Sanidade informaron a Europa Press de que el fallecido, E.V.R., fue trasladado por el 061 e ingresó a las 19.48 horas de ayer en el servicio de urgencias del Complejo Hospitalario de Ourense con síntomas de asistolia, hipertermia severa y parada cardio-respiratoria.

El equipo médico le practicó maniobras de resucitación cardio-respiratoria, pero no pudieron hacer nada por su vida. A falta de que se le practique la autopsia, los médicos han establecido que la causa de la muerte es un golpe de calor a causa de las altas temperaturas que se alcanzaron ayer en la ciudad de Ourense, donde los termómetros llegaron a marcar los 42 grados.

Sobre las 19.00 horas, el hombre se empezó a sentir mal, respiraba con dificultad y estaba mareado, después de haber estado trabajando en una obra de la construcción en el lugar de Alongos, en el municipio de Toén, situado a unos 8 kilómetros de la capital ourensana. Por ello, fue avisada una ambulancia asistencial del 061 que lo trasladó al Hospital Cristal de la ciudad de Ourense.

Esta muerte en Ourense es la segunda que se registra en España durante esta ola de calor, después de que el pasado viernes sufriese un golpe de calor en Murcia un albañil de 53 años de edad.

SE LEVANTA LA ALERTA

Después de que 62 municipios de la comunidad permaneciesen ayer en alerta por las altas temperaturas y otros nueve en prealerta, la situación en la comunidad gallega se ha normalizado en la jornada de hoy, ya que las temperaturas mínimas han empezado a descender. Así, la Consellería de Sanidade ha informado de que el mapa de temperaturas ha empezado a normalizarse y ningún municipio está ya en alerta.

En cualquier caso, la Consellería de Sanidade insiste en destacar la necesidad de adoptar medidas de precaución para protegerse ante las altas temperaturas y recomienda beber líquidos sin esperar a tener sed, bien sea agua o zumos ligeramente fríos, pero evitar los refrescos azucarados.

Asimismo, las autoridades sanitarias recomiendan consumir verduras y frutas y evitar las comidas copiosas. Así, explican que es mejor comer más veces al día poca cantidad. Así, subrayan que es mejor emplear prendas de ropa holgada de tejidos naturales y colores que no sean oscuros, así como emplear gafas de sol y una protección solar adecuada y calzado fresco que transpire.

Entre otras medidas, además Sanidade señala que es conveniente evitar las actividades en el exterior y reducir, en la medida de lo posible, la actividad física, así como estar en espacios ventilados y durante el día mantener las persianas bajadas para levantarlas cuando caiga el sol.