8 de octubre de 2008

AMPL.- Un centenar de personas vestidas de uniforme y con mascarillas recibe con una concentración silenciosa a Güemes en el Clínico

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un centenar de personas vestidas de uniforme y mascarillas, algunas de ellas manchadas de pintura roja, recibieron hoy con una concentración silenciosa al consejero de Sanidad, Juan José Güemes, quien visitaba al hospital Clínico San Carlos para presentar la campaña 'Toma el pulso a tu corazón'.

Los manifestantes, algunos de los cuales llevaban cinta aislante en las muñecas a modo de esposas, pedían silencio mientras el consejero se adentraba en las instalaciones para, posteriormente, proclamar consignas como 'Sanidad pública'. Además, portaban pancartas en las que se podía leer '¿Quién agrede a quién?' o 'Detenido por luchar contra los despidos'.

Esta concentración, en la que los manifestantes se impedían entre ellos que nadie alzara la voz contra el consejero, fue más pacífica que la que se produjo la semana pasada en el centro hospitalario y en la que la policía tuvo que reducir a un grupo de trabajadores que increparon al consejero a su llegada al centro, donde iba a inaugurar la nueva sala robotizada de Cardiología.

En aquella ocasión, los trabajadores esperaban a las puertas del hospital a que llegara Güemes mientras protestaban por la privatización de la Sanidad pública madrileña y por la resolución del 31 de julio que limita la contratación de personal sanitario, al tiempo que gritaban proclamas como "consejero, carroñero", "lo llaman democracia y no lo es" o "espe, espe, especulación".

La manifestación de hoy se suma a las que últimamente presencia el consejero de Sanidad en todos los actos públicos que protagoniza. Ayer, una veintena de personas recibieron con pitidos a Güemes antes de que iniciara una visita al centro de transfusiones de sangre de Valdebernardo. Los manifestantes, que tan solo protestaron con pitos sin acercarse al consejero, se escudaban bajo pancartas con los lemas 'Por una Sanidad pública. No a la privatización' y 'Privatización no'.

REDUCCIÓN DE PUESTOS, SEGÚN UGT

Después del acto de presentación de la campaña por el corazón, las reivindicaciones de los manifestantes en contra de la privatización no pudieron permanecer en silencio y los concentrados reclamaron a gritos a Güemes, escoltado por la Policía Nacional, que la Sanidad de la región siga siendo pública en la región.

De esta manera, el portavoz de UGT en el centro, Juan Antonio Alba, afirmó que hay una campaña de privatización de la Sanidad por parte de la Consejería del ramo a la que se oponen totalmente, ya que "se están reduciendo los puestos de trabajo y hay un riesgo de que mucha gente vaya a la calle" gracias a la Resolución de 31 de julio que limita la contratación de personal.

Tras destacar que esta medida, al no se un hospital de referencia "les afecta en poca cantidad", indicó que la iniciativa afectará a un 30 o 40 por ciento de los trabajadores del área 7 de salud, que según indicó, son 6.000.

Alba afirmó que, debido a la falta de personal, "cada dos por tres las Urgencias están totalmente colapsadas" ya que "no hay suficiente personal para atender toda la demanda de la población".

"Ellos dicen que defienden la Sanidad pública pero la realidad es totalmente distinta", afirmó Alba en relación a las declaraciones del Gobierno regional que en varias ocasiones y en boca de diferentes representantes han asegurado en varias ocasiones que la Sanidad es pública a pesar de que algunos servicios estén privatizados.

Alba explicó que en el centro hay "por lo menos 5 ó 6 servicios" privatizados como el servicio de archivo, electromedicina, limpieza o la desinfección". Así, consideró que "las cosas van peor porque no se da la calidad que realmente se tiene que dar y porque las empresas que privatizan los servicios tienen a los trabajadores que tiene contratados pagándoles unos sueldos miserables que no corresponde con el trabajo que realizan".

GÜEMES: "NO ESTOY EN CONFLICTO CON NADIE"

"Yo desde luego no estoy en conflicto con nadie y mucho menos, con los sindicatos", afirmó Güemes a la prensa después de haber sido 'abucheado' silenciosamente por los trabajadores a su entrada a las instalaciones.

Preguntado por el vídeo de su vista al hospital Puerta de Hierro-Majadahonda el pasado lunes y en el que ayer la Comunidad de Madrid identificó a 4 de los presuntos agresores del consejero y por el que hoy UGT y CC.OO. han avanzado que estudian demandar a la Comunidad ante la Agencia de Protección de Datos, Güemes señaló que son imágenes que tomaron "las televisiones que estaban presentes en los diferentes actos. Son imágenes más que públicas", indicó.

Así, preguntado por la posible denuncia del sindicato CGT a la Comunidad por atentado a la intimidad, Güemes se preguntó si ha "ha dado alguna explicación el sindicato CGT de por qué su representante llevaba la indumentaria de médico sin ser médico".

"¿Ha dado alguna explicación el sindicato CGT sobre si la razón por la que su delegado sindical iba disfrazado de médico es porque considera que desde su categoría profesional no puede hacer reinvindicaciones políticas o laborales? Me da la sensación que yo tengo en más alta estima las categorías profesionales de aquellos que se disfrazan de médicos sin serlo que ellos mismos", señaló el consejero.

Tras destacar que los "sabotajes" en los nuevos hospitales "son más frecuentes" de lo que quisiera, Güemes reiteró su petición a la Fiscalía para que "centre sus investigaciones en estos hechos que son gravísimos porque constituyen una destrucción de un patrimonio de todos los madrileños y que podría llegar a poner en riesgo el servicio público de la Sanidad".