29 de marzo de 2006

Altas dosis de una vacuna experimental de H5N1 pueden inducir respuestas inmunes en adultos sanos

Altas dosis de una vacuna experimental de H5N1 pueden inducir respuestas inmunes en adultos sanos

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

La administración de altas dosis de una vacuna experimental contra la gripe aviar causada por el virus H5N1 puede inducir respuestas inmunes en adultos sanos, según las conclusiones de un estudio Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos dirigido por la Universidad de Rochester que se publica en la revista 'The New England Journal of Medicine'.

De hecho, según la publicación, aproximadamente la mitad de los voluntarios que recibieron una dosis inicial y un recordatorio de la dosis más alta de la vacuna desarrollaron niveles de anticuerpos contra la infección que según predicen las pruebas actuales podrían neutralizar el virus.

El estudio se realizó en dos fases. En la primera los científicos reclutaron a 118 adultos sanos de entre 18 y 64 años. Cada participante fue asignado de forma aleatoria a uno de cinco grupos. Los voluntarios en cada grupo recibieron una dosis inicial de la vacuna (7,5 microgramos (mcg), 15 mcg, 45 mcg ó 90 mcg) o una solución salina como placebo en el músculo de la parte superior del brazo; alrededor de un mes más tarde, recibieron una inyección de recuerdo con la misma dosis de la vacuna o el placebo. El equipo de investigación recogió pruebas de sangre antes de cada vacunación y un mes después de la segunda.

Antes de que el estudio pudiera continuar, expertos de un panel de control sobre la seguridad e independencia de los datos evaluaron la seguridad de la vacuna mediante la revisión de datos recogidos el séptimo día posterior a la segunda vacunación y no se encontraron dudas de seguridad. Los investigadores entonces comenzaron la fase dos del estudio, incorporando 333 nuevos voluntarios al ensayo según los mismos protocolos de diseño de la primera fase de la investigación.

El artículo publicado sobre el estudio describe un análisis de datos sobre la seguridad y las respuestas inmunes a la vacuna. En general, se dio una mayor respuesta de anticuerpos ante mayores dosis de vacuna. De las 99 personas evaluadas en el grupo de dosis alta (90 mcg), un 54 por ciento lograron una respuesta de anticuerpos neutralizadora de la vacuna a disoluciones en suero de 1:40 o superiores, mientras que sólo el 22 por ciento de las personas evaluadas que recibieron la dosis de 15-mcg desarrolló una respuesta similar a la vacuna.

Según los científicos, de forma global, todas las dosis de la vacuna parecían bien toleradas; casi todos los efectos secundarios fueron suaves; la segunda dosis de la vacuna no causó más síntomas locales o sistémicos que la primera; las dolencias sistémicas como la fiebre, el malestar, los dolores musculares, los dolores de cabeza y las náuseas se produjeron con la misma frecuencia en todos los grupos de dosis así como en el grupo placebo; y las pruebas de laboratorio no revelaron ninguna anormalidad clínica significativa.

La vacuna, realizada a partir de un virus inactivado de H5N1 aislado en el Sudeste Asiático en 2004, fue elaborada por Sanofi Pasteur bajo contrato con el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, promotor del ensayo, que forma parte de los Instituto Nacionales de la Salud de Estados Unidos. Los datos clínicos recogidos en este estudio podrían apoyar el posible uso de esta vacuna si fuera necesaria ante la aparición de una pandemia.