16 de marzo de 2008

Alrededor del 30% de personas enganchadas a la cocaína padece también problemas de adicción al sexo

Alrededor del 30% de personas enganchadas a la cocaína padece también problemas de adicción al sexo

PALMA DE MALLORCA, 15 Mar. (EUROPA PRESS)

Alrededor del 30 por ciento de las personas que están enganchadas a la cocaína tiene también problemas de adicción al sexo, un tipo de dependencia que ha sufrido un "importante repunte" en los últimos años debido a la proliferación de páginas de contenido sexual en internet y al fácil acceso de las personas a la prostitución.

En declaraciones a Europa Press, el psiquiatra especialista en adicciones y director de la Clínica Capistrano, José María Vázquez Roel, explicó que el perfil de los adictos al sexo se corresponde con el de los enganchados a la cocaína, que suelen ser personas de edad media, buena posición económica y en su mayoría hombres.

Según Vázquez, esta adicción está estrechamente relacionada con la personalidad de cada individuo y a otro tipo de adicciones, sobre todo a la cocaína y al alcohol, ya que ambas sustancias actúan como desinhibidoras sexuales. El psiquiatra recalcó que muchas de las personas que acuden a tratar problemas con el alcohol o las drogas, descubren posteriormente su adicción al sexo.

Asimismo, el doctor explicó que hay varios tipos de adicción, desde la pedofilia, un tipo de conducta sexual que se caracteriza porque el afectado la oculta, a la masturbación compulsiva, que se da en su mayoría entre jóvenes y ancianos, y al consumo desmesurado de prostitución.

Sobre los tratamientos para superar este problema, el psiquiatra subrayó que el proceso puede durar aproximadamente un año y pasa por que el afectado realice una reflexión sobre el pasado "y trate de comprender las raíces del problema", comprendiendo porqué ha llegado a esa situación y trabajando "sus puntos débiles".

Dependiendo del problema, el especialista señaló que las recomendaciones pasan por seguir un periodo de abstinencia en algunos casos y de enseñar a ligar el sexo con la afectividad en el caso de otros, manifestando que es posible alcanzar la recuperación completa.