12 de julio de 2007

La alimentación influye decisivamente en el desarrollo de enfermedades oculares muy extendidas, según expertos

La alimentación influye decisivamente en el desarrollo de enfermedades oculares muy extendidas, según expertos

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

La alimentación es un factor que puede actuar tanto de manera protectora como de riesgo en el desarrollo de determinadas enfermedades oculares como la Degeneración Macular Asociado a la Edad (DMAE), según se puso de relieve en el II Encuentro Internacional del Grupo de Expertos en Micronutrición Ocular (GEMO) que se celebró recientemente en París.

Según explicó el oftalmólogo de la Clínica Universitaria de Navarra y miembro del Centro de Información sobre Degeneración Macular (CIDEMA), Alfredo García Layana, aunque se sabe que la predisposición familiar --factores genéticos-- son "fundamentales" en esta enfermedad, no es menos cierto que "algunos factores externos modificables como el tabaco o la dieta son responsables de que personas predispuestas puedan llegar o no a desarrollar la DMAE".

En este encuentro, los expertos pusieron de relieve la importancia que tiene la nutrición como factor modificable que puede actuar tanto de manera protectora como de riesgo en el desarrollo de algunas enfermedades oculares como la DMAE. En relación con esta enfermedad, se ha multiplicado el empleo de antioxidantes y complejos multivitamínicos, desde que un estudio mostrara que el empleo de altas dosis de vitaminas y minerales pueden retrasar la progresión de la DMAE.

Asimismo, también se analizaron las diferencias entre la forma de alimentarse en Estados Unidos y en Europa, ya que el uso de suplementos antioxidantes es muy elevado en América del Norte y pueden ser necesarias "dosis más altas de estos suplementos para tratar de encontrar un efecto protector adicional".

En el Congreso se insistió en que una dieta variada y rica en frutas, verduras, pescados azules y aceites como los de oliva y soja, junto con la práctica diaria de ejercicio y el abandono del tabaco, constituyen un modo de vida saludable e idónea para la prevención de la DMAE.

De igual modo, la administración de complementos nutricionales con vitamina C, E, zinc, luteína y ácidos grasos omega-3 está siendo estudiada en una nueva fase del estudio AREDS, ya que se trata de encontrar una nueva formulación que permite potenciar el efecto protector de la dieta.