5 de octubre de 2012

Agentes asistenciales piden un cambio que convierta al paciente diabético en parte de la gestión sanitaria

Agentes asistenciales piden un cambio que convierta al paciente diabético en parte de la gestión sanitaria
UEX

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Hacer del paciente diabético el centro de la atención, partícipe de las decisiones y la gestión de su enfermedad, es una de las reclamaciones que se han hecho los expertos que han participado dentro del V Foro Gerencia de Gestores de Diabetes, un encuentro avalado por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería.

El encuentro, que cuenta con el patrocinio de Abbot Diabetes Care, ha tenido como objetivo principal crear un 'Mapa de Competencias en Gestión de Diabetes', para utilizar de manera eficiente los recursos disponibles y reducir los costes de esta enfermedad que hoy suponen entre un 6,3 y un 7,4 por ciento del gasto total del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Este mapa se desarrolla teniendo en cuenta que el paciente también juega un papel relevante en todo el proceso. En una palabra, se trata de "situar al paciente en el proceso del cambio", explica a Europa Press la directora de Calidad DC Cuidados Sanitarios, la enfermera Begoña Sánchez.

Por un lado, el profesional debería individualizar la atención en función de las características del afectado y, por otro, éste tiene que convertirse en un paciente co-responsable de la gestión de su patología. Para lograrlo, los pacientes deben ser instruidos en las técnicas básicas para lograr el autocontrol de su enfermedad y generar, así, un paciente experto. El éxito en el manejo de la enfermedad depende de que la persona con diabetes haya aprendido a convivir y actuar en relación con su enfermedad.

Fundamentalmente, "lo más importante sería situar al paciente en el centro del sistema", explica; a ello, le sigue en este cambio un modelo donde la estructura jerárquica sufra una transformación en busca de "un modelo donde el cocimiento fluya", es decir que "se puedan tomar decisiones basadas en el conocimiento", poniendo en valor "las capacidades que cada uno tiene".

Así, la herramienta fundamental será el mapa de competencias que esta en pleno desarrollo, en él se va a tratar de mejorar la gestión actual basado en el desarrollo de competencias para la comunicación, liderazgo de los equipos, implicación, implementación, saber enfocar los resultados para estos pacientes o el enfoque de resultados para ajustar los presupuestos.

"A partir de este mapa de competencias se puede desarrollar una ruta para averiguar si es que se puede hacer, en qué medidas se hace el cambio y dónde están las oportunidades de mejora", explica.

Entre las principales deficiencias de la gestión actual destacan la falta de intención en hacer participe al paciente en la gestión del sistema sanitario; asimismo, muchas veces la jerarquización hace que se frene la toma de decisiones, "la propia estructura hace que la toma de cisiones sea lenta", añade.

En concreto, el objetivo es valorar los cambios necesarios dentro de la gestión del SNS de modo que se puedan enfocar los resultados a las personas; un enfoque que, aunque ha versado sobre los pacientes con diabetes, se puede trasladar a las necesidades de todos los pacientes.

PIDEN UNA ORGANIZACIÓN MÁS TRASVERSAL

Fruto de tres años de experiencia en la gestión de la diabetes y tras llegar a un consenso entre directivos del SNS, - médicos, enfermeros y farmacéutico, entre otros-, se ha creado un 'Decálogo de ideas' a tener en cuenta a la hora de plantear cambios en una organización sanitaria.

El decálogo surge cuando se plantea la posibilidad de cambiar la estructura jerárquica, y en él se incluyen las aportaciones de aquellos que se ven involucrados en la atención de la enfermedad.

A la hora de destacar alguna de las posturas que incluye, Sánchez destaca de entre todas la necesidad de "basar el modelo de organización en la planificación del trabajo, por procesos y por proyectos". "Hay que pasar de una organización excesivamente jerárquica a una más trasversal donde se dé cabida al sentimiento del grupo, dando respuesta de una manera uniforme a los problemas", añade.

Entre otras pautas, el foro plantea que es necesario contar con un sistema proactivo en el que trabajen en equipo todos los implicados, médicos, enfermeras, farmacéuticos y gestores, con el objetivo de obtener una estrategia bien definida de evaluación para medir los resultados.