22 de mayo de 2015

AES insta a la población a votar "pensando en la salud"

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Economía de la Salud (AES) ha suscrito un documento en el que insta a la población a "votar pensando en la salud", bajo la premisa de que el principio de salud en todas las políticas muestra que "literalmente" se gana y pierde salud con todas las decisiones que toman en España los gobiernos locales, autonómicos y el nacional.

Este posicionamiento, firmado por AES e impulsado desde la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), defiende el principio de equidad, según el cual los poderes públicos deben reducir las desigualdades sociales en salud, una acción que, a su juicio, es especialmente "pertinente" en España, donde son cada vez "más graves" por las "altas" tasas de desempleo y creciente empobrecimiento de la población".

Para ello, propone 15 medidas que supondrían "un gran avance en salud y en calidad de vida", para que los ciudadanos las valoren "críticamente" y las comparen con los programas electorales de los partidos políticos.

En primer término, el documento plantea volver a la senda de la universalización de la salud, en lugar de políticas recientes que han erosionado "gravemente" el sistema, como el Real Decreto Ley 16/2012 que dejó al menos 873.000 personas sin tarjeta sanitaria en España.

Además, considera que la rectificación anunciada el 31 de marzo de 2015 mejora algo la situación, pero, a su entender, es "insuficiente" porque al no restituir la tarjeta sanitaria se limita el acceso a los medicamentos, que son herramienta "esencial" para el control de gran parte de la carga de enfermedad. También, conlleva el "agravamiento" de dolencias que pueden desembocar en tratamientos "urgentes y más costosos".

Asimismo, aboga por desarrollar la Ley General de Salud Pública de 2011, que no ha avanzado en medidas como el Centro Estatal de Salud Pública, el reglamento de independencia y conflictos de interés, la coordinación territorial de la inteligencia sanitaria o la aplicación efectiva de la Ley sobre Evaluación de Impacto en Salud.

Del mismo modo, subraya la necesidad de desarrollar la red de profesionales en materia de evaluación sanitaria, para que sólo se financien con dinero público actuaciones basadas en evidencia científica, en un momento que es "ideal" para limitar, con estos criterios, la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud.

Para todo ello, consideran importante mejorar el Gobierno de la salud y de los sistemas de salud a través de la transparencia y rendición de cuentas, y con una evaluación pública del desempeño de las instituciones sanitarias con criterios objetivos, explícitos y publicitados.

SALUD EN TODAS LAS POLÍTICAS

Por otra parte, el documento aboga por armonizar todas las políticas de los gobiernos para maximizar los beneficios sociales y en salud y reducir los efectos negativos en las personas y el medio ambiente.

Entre todas las políticas, destacan como garantía contra la pobreza una educación que asegure la igualdad de oportunidades; la capacidad crítica; la posibilidad de madurez democrática y participativa consustancial a la democracia y que asegure las oportunidades para que las personas y las sociedades tengan bienestar y salud.

En el actual contexto, el texto considera prioritario luchar contra el desempleo, porque está documentado científicamente que afecta en especial a la salud mental.

Frente al tabaquismo, estas sociedades científicas defienden la implantación del envasado genérico o estándar para los productos de tabaco, con el que la marca pierde todo el protagonismo y se reduce la imagen pública de los iconos del tabaquismo, como han aprobado en Australia, Reino Unido, Irlanda o Francia.

También, exigen medidas para la reducción del consumo de alimentos relacionados con una dieta desequilibrada, ya que las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte, porque las grasas trans, la sal y los azúcares añadidos a la alimentación procesada e industrial "también matan".

En este punto, AES ha defendido la reducción del tráfico en las ciudades, responsable de casi un 25 por ciento de las emisiones de CO2, al tiempo que se desarrollan políticas para activar a las personas, con rutas para caminar, el uso de bicicletas y diseños urbanos menos centrados en el transporte a motor y más en las personas y su movilidad activa.