4 de marzo de 2014

AEPCC pone en marcha una iniciativa para informar a las mujeres que van a ser sometidas a una conización cervical

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC), con el aval de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), ha puesto en marcha una iniciativa para informar a las mujeres que van a ser sometidas a una conización cervical.

Se trata de un procedimiento quirúrgico "muy frecuente" para extirpar una parte del cuello del útero con el fin de diagnosticar y tratar lesiones precancerosas (displasias cervicales) previamente detectadas.

Aunque es una intervención indolora y en la mayoría de las veces no va a tener ningún tipo de complicación, suele crear preocupación e intranquilidad a las mujeres. Esto, unido a que se realizan con considerable frecuencia, ha llevado a la AEPCC a crear materiales informativos, en un lenguaje comprensible y claro, dirigidos a las mujeres que van a ser intervenidas.

El objetivo es que conozcan el procedimiento de la intervención y sus posibles consecuencias y que, además, sepan cómo reducir el riesgo de desarrollar una posible segunda lesión tras la conización cervical.

Y es que, en España se realizan en torno a 16.550 conizaciones cada año para eliminar lesiones premalignas, resultado de una infección persistente por el virus del papiloma humano (VPH), que de no ser tratadas, pueden evolucionar de manera espontánea y, en algunos casos, pueden originar un cáncer de cuello de útero.

"La mayoría de las veces la conización no va a tener ningún tipo de complicación para la paciente. No obstante, es conveniente que siga los consejos del especialista sobre lo que hacer o no antes y después de la intervención, y que conozca las posibles aunque infrecuentes consecuencias de la intervención a corto y largo plazo", han comentado desde la AEPCC.

Un aspecto destacable que debe conocer la mujer, prosiguen, es la probabilidad de aparición de nuevas lesiones tanto por persistencia de una lesión residual (generalmente asociada a una extirpación incompleta), como por una nueva infección por el mismo tipo de VPH que ocasionó la primera lesión o por otro tipo de VPH distinto.

En este sentido, la AEPCC ha recomendado a las mujeres conizadas el uso de preservativos, no tomar la píldora anticonceptiva, dejar de fumar y vacunarse frente al cáncer de cuello de útero. En este caso, el objetivo de la vacunación no sería curar la lesión actual, sino reducir el riesgo de nuevas infecciones y lesiones por el VPH.

Para leer más