1 de diciembre de 2014

Acción contra el Hambre refuerza su respuesta en Guinea

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Acción contra el Hambre ha reforzado su respuesta en Guinea proporcionando formación de personal sanitario, agentes comunitarios de salud para la detección y manejo de posibles casos de ébola, y reforzando su papel como sensibilizadores de la población en medidas de prevención.

Esta respuesta se ha dado tras el llamamiento que lanzó en septiembre el Gobierno Guineano en el que pedía apoyo en la lucha contra la epidemia a corto plazo y sus efectos a medio y largo plazo en términos de salud y seguridad alimentaria, pues solo en Guinea el número de casos ha superado los 2.000, y se han producido más de 1.200 muertes.

"Aunque parezca increíble, existe todavía resistencia en sectores población a creer en la enfermedad y a tomar medidas básicas de prevención lo que está propiciando la propagación del virus. Es por ello que el trabajo enfocado a sensibilizar sobre prevención es estratégico para pararlo", ha señalado la directora de Acción contra el Hambre en Guinea, Susana dos Santos.

Por otro lado, Acción contra el Hambre también dará apoyo técnico y logístico a la red de seguimiento de contactos, otro de los puntos clave para frenar la propagación de la enfermedad al permitir aislar rápidamente los casos y evitar nuevos contactos.

EFECTOS EN LIBERIA DE LA EPIDEMIA EN LA DESNUTRICIÓN

Acción contra el Hambre está también presente en Sierra Leona y Liberia desde hace años, y en ambos países ha puesto en marcha igualmente acciones de emergencia para prevenir la propagación del virus y sus efectos.

Con el cierre de muchos centros de salud y la falta de personal médico, los niños que sufren desnutrición son parte de las víctimas colaterales de la epidemia de ébola que está haciendo estragos en Liberia desde el mes de abril. Aquéllos que sobreviven al virus, quedan en una situación de extrema vulnerabilidad y necesitan apoyo directo de los centros de tratamiento de ébola.

En un informe realizado junto a la Universidad Federico III de Nápoles hecho público este mismo mes, Acción contra el Hambre ha alertado del impacto de la epidemia en términos de seguridad alimentaria y desnutrición en los tres países más afectados. En el peor de los escenarios, el número de personas expuestas a la desnutrición llegará a niveles que no se han visto desde hace cinco o seis años, pulverizando los avances realizados en este periodo. Según este modelo, se estima que en 2015 al menos 700.000 personas se sumarán a los más de 5 millones que ya viven amenazados por la inseguridad alimentaria en los tres países.

Además, la crisis económica causada por la reducción de los ingresos a nivel nacional e individual se verá acentuada por los efectos de las cuarentenas y las restricciones a la movilidad derivadas de la enfermedad. La reducción de ingresos, de movimientos comerciales y de las importaciones aumentará los precios de los productos alimentarios, más escasos por el efecto de la epidemia afecta en el periodo de siembra y el ciclo de producción agrícola.