18 de febrero de 2015

Mujeres Juristas Themis dice que el Gobierno "juega con las mujeres" al proponer la reforma de la Ley

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Mujeres Juristas Themis ha asegurado que la reforma de la Ley del Aborto que el Grupo Popular ha presentado vía proposición de ley este miércoles en el Congreso de los Diputados es una nueva muestra de que el Gobierno "juega con las mujeres de este país".

La futura reforma limita, ante la falta de consenso en la materia, a que a partir de ahora sea obligatorio que las menores informen a sus padres o tutores cuando deseen abortar.

En declaraciones a Europa Press Televisión, la presidenta de la asociación, Amalia Fernández, ha explicado que la posible reforma "vulnera el principio de igualdad". "Lo que está haciendo es sustituir la voluntad de la mujer por la voluntad de sus padres, obligándola a hacer un acto que no quiere", ha dicho.

Respecto al punto conflictivo de dejar dicha decisión de abortar a cargo de una menor de 16-17 años, Fernández ha subrayado que "si es capaz de tener un hijo, que el Estado decide que tiene que tener a través de la voluntad de sus padres, entendemos que es capaz de tomar su propia decisión". "Lo que se está haciendo es vincular a una decisión que van a tomar sus padres su destino y su futuro, y el de su hijo", ha apuntado.

Así, la presidenta ha incidido en que esta reforma no supone "más que una respuesta a una parte del electorado, y desde luego no se corresponde con la necesidad de esta sociedad", como ejemplifica el hecho de que "más del 87 por ciento de las mujeres que acuden a abortar lo hacen en compañía de sus padres".

Por todo ello, desde Mujeres Juristas Themis han manifestado que desde el Ejecutivo se está "jugando" con "más del 50 por ciento de la sociedad", en lo que supone una "falta de respeto para sus mujeres (pertenecientes al PP) y para todas las mujeres de este país" que responde a la proximidad de las elecciones.

En esta línea, Fernández ha afirmado que se debería "dejar las cosas como están" dado que "no ha habido ninguna petición social". "Si todo está funcionando perfectamente, no hay un motivo más allá del electoralista para sacar esta ley" que supone un "ataque frontal" a los derechos de las mujeres.