13 de marzo de 2014

Médicos del Mundo lanza una campaña por el acceso a la anticoncepción

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Médicos del Mundo ha presentado este jueves la campaña 'Names, not numbers', una iniciativa que se pondrá en marcha en 15 países para defender el acceso universal a la anticoncepción y al aborto seguro, "en un contexto de cuestionamiento de estos derechos incluso en el seno de la Unión Europea".

   Según explica la organización, más de la cuarta parte de las mujeres en los países en desarrollo no tiene acceso a un método de anticoncepción moderno y un 40% de los embarazos en todo el mundo son no deseados. Además, cerca de la mitad de los abortos que se practican se realizan en malas condiciones: matan cada año a cerca de 50.000 mujeres y 8 millones sufren de discapacidades temporales o definitivas.

   El objetivo es conseguir una movilización social hasta el mes de septiembre, cuando la ONU se reunirá en el marco de El Cairo+20 para debatir los derechos sexuales y reproductivos, que exija a la comunidad internacional que renueve sus compromisos en favor de la salud y los derechos de las mujeres.

   La campaña, diseñada a partir de nombres femeninos, se articula en la página web names-not-numbers.org, donde el ciudadano puede enviar una tarjeta al secretario general de la ONU con el nombre de una de las miles de mujeres que mueren cada año por un aborto clandestino o por un problema en un embarazo que no pudieron evitar a falta de anticoncepción.

   "Le insto a que haga presión para que se tomen medidas concretas para garantizar el acceso universal a los métodos anticonceptivos modernos,

la despenalización del aborto y el acceso a atención sanitaria completa en caso de interrupción voluntaria del embarazo o de complicaciones relacionadas con un aborto con riesgos, el acceso universal a servicios de salud de calidad para las mujeres y sus hijos", reza la tarjeta de la campaña.

   En paralelo, las sedes autonómicas de Médicos del Mundo en España enviarán postales firmadas por la ciudadanía tanto al secretario general de la ONU como a responsables políticos nacionales y autonómicos, ante porque el contexto "está cambiando de forma alarmante" en el país con la perspectiva de implantación de "políticas restrictivas para los derechos humanos en general y los derechos de las mujeres en particular".