31 de mayo de 2012

Un 92% de los españoles sabe cómo protegerse de infecciones de transmisión sexual, pero sólo un 39% toma medidas

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Un 92 por ciento de los españoles manifiesta saber cómo protegerse de las infecciones de transmisión sexual y del VIH, sin embargo solo el 15 por ciento dice utilizar siempre el preservativo como medida protectora en sus relaciones y un 39 por ciento asegura no tomar medidas de protección, según se desgrana de la II fase del Informe Durex sobre Bienestar Sexual 2012.

Este informe, que analiza los hábitos y experiencias de más de 29.000 personas en 36 países, muestra que son los más jóvenes los que tienen más conocimientos. A medida que sube la edad baja el nivel de conocimiento, hasta llegar a los mayores de 65 años, franja en la que un 85 por ciento sabe cómo hacerlo. Por sexos, existe una ligera diferencia entre mujeres (94%) y hombres (89%).

Globalmente, el 82 por ciento de las personas asegura saber cómo protegerse. Lideran este apartado los norteamericanos con un 90%, seguidos por sudamericanos y los habitantes de Oceanía (ambos un 87%), Europa (85%), África (81%) y Asia (73%).

En Hungría, el 94 por ciento de los entrevistados cree que sabe protegerse, seguidos muy de cerca por Sudáfrica (93%). Se establece una diferencia importante con Corea del Sur, país en el que más desconocimiento admiten tener sus habitantes, tan solo un 46 por ciento reconoce que sabe qué se debe hacer para evitar las infecciones.

Aunque, a la hora de protegerse solo una de cada siete personas en el mundo (14%) afirma que siempre utiliza preservativos en sus relaciones sexuales. Por debajo de la medida se encuentra Europa (12%), Oceanía (10%) y Norteamérica (9%). Por el contrario, donde más se recurre a los preservativos es en Asia y Sudamérica, pero incluso en estas zonas solo una de cada cinco personas (19%) adopta esta medida protectora en todas sus relaciones.

Por países, en la República Checa es donde menos utilizan protección (3%), frente a Grecia, India y Japón países en los que un 22 por ciento dice usar protección en cada encuentro.

Centrándose en España y por edades, son los jóvenes de 18 a 24 años lo que más dice utilizarlo siempre (26%); en la franja de 25 a 34 años lo utiliza siempre un 24 por ciento; de 35 a 49 la cifra desciende a un 18 por ciento, y a partir de los 50 años baja su uso al 7 por ciento.

Respecto a los que apuntaron no usar medidas de protección, por edades, de 18 a 34 años, un 24% declara no utilizarlo nunca; a partir de 35 y hasta los 49 asciende a un 37% el número de personas que no lo utilizan y, a partir de los 50, la cifra sube a un 45 por ciento hasta alcanzar el 64 por ciento en los mayores de 65 años.

Por tendencias sexuales encontramos que un 14% de los heterosexuales españoles lo usan siempre y en el grupo homo/bisexual, que parece ser el más concienciado, un 35% aseguran que está presente en todas sus relaciones. Nunca lo utilizan el 40% de los heteros y el 28% de los homo/bisexuales.

En cuanto a los motivos, el 15 por ciento afirmaba no disponer de ninguna medida protectora; el 46 por ciento dice que estaba seguro de que la otra persona no tenía ninguna ITS o VIH, siendo la mujer más confiada (51%) que los hombres (40%), y un 14% reconoce que fue un error.

Llama la atención que un 14 por ciento afirmará que es un riesgo que estaba dispuesto a asumir; un 20 por ciento reconociera que ni se lo plantea; y hasta un 5 por ciento admita que busca deliberadamente la emoción del riesgo.

LA EDUCACIÓN SEXUAL AYUDA SER RESPONSABLE

Este estudio, que aborda aspectos relacionados con la confianza y la seguridad en nuestra vida sexual, también aborda el papel de la educación sexual en el aumento de la responsabilidad. Al respecto, cuatro de cada cinco personas (79%) en el mundo, declaran que la educación sexual permite ser más responsable en las relaciones sexuales.

Por contienes, África con un 85 por ciento es la zona donde más personas están de acuerdo con esta afirmación, seguida por el 83 por ciento en Sudamérica, el 82 por ciento en Norte América, el 79 por ciento en Europa y Oceanía y un 77 por ciento en Asia.

Por países destacan Grecia (90%), Indonesia y Rumania (ambos el 89%) y España (81%). Concretamente, los son los mayores de 35 años (84%) los que más consideran que la educación sexual es necesaria para mantener relaciones responsables y seguras.

En cuanto a la naturalidad en la manera de ver el sexo, un 86 por ciento de los encuestados opina que la sociedad española ha evolucionado y que ahora es más abierta a la hora de hablar sobre asuntos sexuales (la media mundial se sitúa en el 78%).

Esta opinión está más extendida en Sudamérica (85%), seguida de cerca por Norteamérica y África (84%) y Oceanía (83%) y situándose un poco por detrás en Europa (78%) y Asia (74%).

Por países, si se quiere hablar de sexo, es más fácil plantear el tema en Colombia, donde el 90% de las personas opinan que es algo muy natural. Sin embargo, en Japón, las conversaciones sobre sexo parecen ser menos habituales, sólo uno de cada dos japoneses (49%) piensa que su sociedad se está volviendo menos conservadora.