5 de febrero de 2014

El 86% de los centros de salud españoles tienen ya implantado el sistema de receta electrónica

Los hospitales están más retrasados en la puesta marcha de esta herramienta

El 86% de los centros de salud españoles tienen ya implantado el sistema de receta electrónica
EUROPA PRESS/SESCAM

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El director general de la Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Agustín Rivero, asegura que el 86,23 por ciento de los centros de salud españoles tienen ya implantado el sistema de receta electrónica y espera que a finales de este año esté ya en marcha en todas las comunidades.

Así lo ha avanzado durante la inauguración de la jornada 'Los retos de la Sanidad Digital: hacia la interoperabilidad del sistema', organizada por el Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), en la que ha reconocido que esta herramienta, que se puso en marcha en 2005, está cerca de culminar su implantación en toda España.

"La receta electrónica es un nuevo sistema con el que progresivamente está desapareciendo la receta en papel y gracias al cual los pacientes no tendrán que ir al centro de salud a renovar las recetas", ha celebrado Rivero, ya que las prescripciones del médico quedarán registradas en la tarjeta sanitaria de los pacientes para que estos puedan utilizarla en cualquier comunidad.

No obstante, aunque el grado de implantación está a punto de culminar en los centros de salud y en las oficinas de farmacia (un 78 por ciento de estos establecimientos disponen ya de los sistemas necesarios para leer las tarjetas), otros centros están más rezagados.

Así, este representante del Ministerio ha reconocido que los datos actualizados hasta este martes 4 de febrero muestran como sólo se ha implantado este sistema en el 50 por ciento de los consultorios y en el 66 por ciento de los hospitales.

Además, ha añadido, mientras que hay comunidades como Galicia, Baleares, Andalucía, Extremadura y Cataluña que ya la tienen puesta en marcha en todo su territorio, hay otras que van "poco a poco".

De hecho, la directora técnica del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, Carmen Recio, ha reconocido que hay comunidades "pendientes de comenzar a trabajar", ya que Murcia, La Rioja y Castilla y León ni siquiera han puesto en marcha su programa piloto.

El siguiente paso después de su implantación es buscar su interoperabilidad en todas las comunidades, para lo que también será clave la historia clínica digital, en la que quedarán registrados tanto los medicamentos que se recetan a un paciente como su historial médico y las pruebas, intervenciones o diagnósticos que se le realizan.

ASEGURADORAS Y HOSPITALES PRIVADOS TAMBIÉN ESTARÁN CONECTADOS

Además, Rivero ha explicado que con la nueva Ley de Mutuas se van a incluir a los profesionales de las aseguradoras para que "también puedan entrar en la historia clínica y enviar su información, lo que permitirá no tener que repetir procedimientos y tratamientos". Además, en el futuro también tendrán que entrar los hospitales privados, porque "el sistema debe ser interoperable entre todos".

El director general del IDIS, Manuel Vilches, ha destacado la importancia de que las nuevas tecnologías se vayan incorporando en el ámbito sanitario, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento y en el seguimiento de los pacientes, algo en lo que "la sanidad privada ha sido pionera". Un ejemplo de ello es que el 50 por ciento de los equipamientos de alta tecnología sanitaria se encuentran en este sector.

Pese a estos avances, el vicepresidente del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad, Julio Sánchez Fierro, ha reconocido que aún queda mucho por mejorar. "Nosotros no andamos del todo bien de innovación, por lo que debemos conocer nuestras realidades para tratar de cambiarlas", ha avisado.

De hecho, ha recordado que un informe de la Unión Europea presentado el año pasado alertó de una "fractura de innovación considerable" en Europa, con desigualdades en la implantación de avances innovadores, y se establecía una clasificación por países en la que España "no estaba en una posición idónea" (17 sobre 28).