27 de febrero de 2014

El 70% de los adolescentes que presentan adicciones a sustancias tienen alguna patología psiquiátrica asociada

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 70 por ciento de los adolescentes que presentan adicciones a sustancias tienen alguna patología psiquiátrica asociada, según ha informado el doctor de la de la Unidad de Conductas Adictivas en Adolescentes del Servicio de Psiquiatría y Psicología Infantil y Juvenil del Hospital Clínic de Barcelona, Javier Goti.

Se trata de una cifra que, a su juicio, pone de manifiesto la necesidad de conocer el estado actual de las evidencias respecto al abordaje terapéutico, psicosocial y farmacológico en los pacientes duales adolescentes, que son casi la mayoría de los que consultan por trastorno por uso de sustancias.

Y es que, la prevalencia del consumo de sustancias como el cannabis o la cocaína por parte de adolescentes y adultos jóvenes en España se encuentra entre las más altas de Europa. De hecho, los adolescentes españoles se sitúan en el tercer lugar del mundo desarrollado en cuanto al consumo de cannabis, por detrás de Canadá y Suiza, y uno de cada cuatro jóvenes menores de 15 años ha consumido esta sustancia en el último año.

A este consumo se le suma el del alcohol, que ha aumentado "espectacularmente" en los jóvenes menores de 18 años, así como los problemas derivados del mismo, ya que cerca del 40 por ciento de los adolescentes aseguran haberse emborrachado alguna vez en el último mes.

Estas tendencias podrían estar relacionadas con una mayor disponibilidad de sustancias y con el fenómeno de "normalización" de su uso que, a juicio del experto, podría estar afectando especialmente a los que padecen problemas emocionales y conductuales, aumentando su vulnerabilidad para el desarrollo de patología dual.

"En la población adolescente en nuestro entorno cultural, la causa más prevalente de consulta por problemas vinculados al consumo son los trastornos por uso de cannabis", ha apuntado Goti. En este sentido, la Sociedad Española de Patología Dual ha alertado de que el consumo de cannabis, cocaína y drogas de diseño entre la población adolescente puede derivar en dificultades en la adaptación psicosocial.

Asimismo, y además de favorecer la aparición de enfermedades psiquiátricas en edades cada vez más tempranas, puede jugar un papel importante en el fracaso escolar, que en España se sitúa entre el 25 y el 30 por ciento de jóvenes que no terminan sus estudios de secundaria.

"Respecto a la patología psiquiátrica añadida, los trastornos que con más frecuencia se asocian en población adolescente son los denominados trastornos por conducta disruptiva, comportamientos impulsivos o inapropiados que no se ajustan a las normas socialmente aceptadas, seguidos por los cuadros depresivos", ha apostillado el psiquiatra.

Por todo ello, los expertos coinciden en la necesidad de incluir en los programas y guías sobre el manejo de los trastornos por uso de sustancias (TUS) en estos pacientes estrategias destinadas a detección e intervención precoz. En concreto, datos de un estudio sobre comorbilidad en niños y adolescentes demuestra que en el 90 por ciento de los casos el inicio del trastorno mental precede al del TUS en, al menos, 5 o 10 años.

"Un enfoque preventivo precoz sería menos costoso y tendría mejores resultados que las intervenciones que se realizan cuando se confirman ambos diagnósticos en edades posteriores", ha explicado Goti, quien ha aseverado que el desarrollo de programas preventivos es "muy importante", aunque ha reconocido que el problema es que el estudio sobre su eficacia "no es fácil".

TERAPIA DE GRUPO

Por otra parte, el experto ha informado de que la terapia grupal es un recurso que puede ser útil en diferentes niveles de un proceso terapéutico en adolescentes con trastornos por uso de sustancias. Tradicionalmente ha sido una de las estrategias más estudiadas, tanto por razones de coste-efectividad como por sus ventajas terapéuticas.

A la vez, en los casos de patología dual, la implementación de terapias grupales plantea retos y dificultades específicas, en tanto y cuanto el abordaje terapéutico debe contemplar cada caso de forma individualizada. "En la juventud, los iguales tienen una influencia primordial, no solo en el inicio, mantenimiento y abandono del consumo, sino también en la construcción de la identidad", ha destacado.

La vinculación al grupo facilita también la adhesión de los jóvenes al programa de tratamiento, les permite aprender de las experiencias de otros y les ofrece oportunidad de practicar nuevas habilidades interpersonales que luego pueden utilizar en el exterior. Además, el grupo ejerce una presión positiva y crea un clima de afecto y apoyo mutuo muy útil a la hora de provocar cambios.

"Existen programas de intervención grupal psicoeducativa, destinados a la prevención indicada o selectiva, tanto con jóvenes como con sus familiares. Existen igualmente diferentes formatos de intervención grupal diseñados para el tratamiento de adolescentes con patología dual. Los contenidos de tales programas difieren según los objetivos o el marco teórico. La utilización de un formato u otro de terapia debe estar adaptada a cada caso de forma individualizada, en función de la situación clínica o de los objetivos planteados", ha zanjado Goti.