21 de noviembre de 2006

Un 53% de los médicos y un 76% de los farmacéuticos señalan la acidez como el principal síntoma gastroesofágico

Un 53% de los médicos y un 76% de los farmacéuticos señalan la acidez como el principal síntoma gastroesofágico

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un 53% de los médicos y un 76% de los farmacéuticos señalan la acidez de estomago como el síntoma más común dentro de los efectos ocasionados por el estrés, la ansiedad y la mala alimentación, según se desprende de la encuesta, 'La incidencia de los problemas gastroesofágicos en España', presentada hoy en Madrid.

La encuesta realizada por Almirall a un millar de médicos y farmacéuticos indica que uno de cada dos pacientes tiene la percepción de que no puede vivir sin padecer acidez y uno de cada tres considera que no puede disfrutar de sus alimentos favoritos. Según el presidente de la Asociación Española de Gastroenterología, (AEG), y jefe de la sección de Gastroenterología del Hospital Clínico de Zaragoza, Ángel Lamas, "la acidez o ardor de estómago junto con los dolores reumáticos son los problemas que más afectan a la calidad de vida de la población española".

Por su parte el médico de Atención Primaria del Centro Sanitario París de Barcelona, Salvador Giménez, manifestó que las alteraciones de los neurotrasmisores implicados en el estrés y la ansiedad, pueden modificar diferentes funciones orgánicas a través de sus efectos sobre los sistemas nerviosos central y periférico y "producir un aumento en la secreción de ácido gástrico, así como la reducción de la barrera defensiva de la mucosa gástrica causante de la acidez".

Según este experto, las consultas por síntomas gastroesofágicos son habituales tanto en las consultas médicas como en las farmacias. Giménez añadió que nueve de cada diez personas que padecen acidez afirman que esta patología influye negativamente en su calidad de vida "al provocarles la interrupción del sueño, la disminución de la calidad de su trabajo o impedirles participar en actividades de ocio".

Un dato preocupante que muestra la encuesta, según Lamas, es el incremento del consumo de antiácidos por parte de los jóvenes debido principalmente, en la opinión de este experto a "la mala alimentación y el consumo abusivo de alcohol y tabaco". Dentro de los factores dietéticos que agravan los reflujos ácidos están las frutas y los zumos, bebidas carbonatadas, cafeína, comidas copiosas y comidas grasas y el uso abusivo de especias.

Los función de los antiácidos, según los expertos, es neutralizar la secreción ácida producida por el estómago. A la hora de adquirir y consumir un antiácido lo que más le preocupa al paciente, según la encuesta presentada, es la rapidez de la acción (más del 50% de los casos), en segundo lugar el precio (13,36%), la cómoda administración, (13, 09%), el sabor, (12,28) y finalmente que no tenga efectos secundarios (7%).

Para el doctor Giménez resulta "relevante" que los antiácidos respeten el ph para evitar el efecto rebote, que produce por ejemplo el bicarbonato, "producto que deberíamos desterrar", manifestó el experto. Entre todos los fármacos existentes para tratar esta enfermedad el almagato, (comercializado como Almax), es el más comercializado, teniendo un índice de efectividad del 92%.

Cerca del 30% de los farmacéuticos y el 50% de los médicos consideran, según la encuesta, que los españoles que padecen acidez utilizan los antiácidos según su criterio, sin consultar un especialista. El presidente de la AEG, especificó que "actualmente los pacientes sólo acuden al médico cuando los síntomas son muy persistentes o intensos, ya que mientras tanto combate las molestias con el consumo de antiácidos".