30 de mayo de 2014

El 31,5% de los trabajadores fuma, especialmente los hombres

El 31,5% de los trabajadores fuma, especialmente los hombres
EUROPA PRESS

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El 31,5 por ciento de los trabajadores fuma y, de ellos, el 33 por ciento son hombres y el 29,2 por ciento mujeres, según ha mostrado un estudio realizado en 2012 por la Sociedad de Prevención de Fremap a 760.000 trabajadores.

Asimismo, esta diferencia entre hombres y mujeres se acentúa entre quienes declaran fumar más de veinte cigarrillos diarios, siendo los varones con este consumo el 1,7 por ciento de la población trabajadora, frente al 0,4 por ciento de las encuestadas.

Asimismo, un estudio realizado por Pfizer y Prevención Fremap, el tabaco representa un coste medio aproximado para las empresas de unos 2.000 euros anuales por trabajador, en términos de pérdida de productividad y de absentismo laboral.

Este cálculo se basa en que las bajas de un fumador duran 4 días más de media que las de un no fumador, a lo que hay que añadir los 24 minutos que pierde aproximadamente cada día un trabajador por abandonar su puesto de trabajo para salir a fumar cigarrillos.

Por este motivo, Prevención Fremap va a iniciar una campaña para intentar disminuir el tabaquismo en el ámbito laboral. Y es que, a su juicio, con un plan de cesación del tabaquismo, que tiene un coste aproximado de 140 euros por empleado, una empresa de 500 empleados podría ahorrar 123.000 euros en cinco años solo con que una tercera parte de sus empleados fumadores dejasen el tabaco.

Se trata de una iniciativa dirigida a las empresas con el fin de que conciencen a sus empleados de las ventajas de abandonar el consumo de tabaco. El programa consta de charlas informativas sobre los riesgos del tabaquismo y un seguimiento médico individual a lo largo de 6 meses, en el que se incluye un control de distintos factores como: dietética, peso y otros posibles factores asociados.

"Los beneficios de dejar el tabaco son evidentes a corto y medio plazo: a los pocos días de dejar de fumar se recupera el gusto y el olfato, aumenta la capacidad pulmonar y se mejora la circulación sanguínea. A los seis meses, aumenta la resistencia a las infecciones y, al año de dejar de fumar, se reduce a la mitad el riesgo de enfermedades cardíacas", ha zanjado el director de Medicina del Trabajo de Prevención Fremap, José Manuel Gómez López.

Para leer más