28 de marzo de 2012

Defensa de la Sanidad Pública apoya la huelga y anima a secundarla porque "está en juego la salud de las personas"

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) apoya la convocatoria de huelga general prevista para este jueves porque "está en juego la salud de las personas", ha señalado su portavoz Marciano Sánchez Bayle, quien hace un llamamiento a la población y a los profesionales de la salud para que la secunden masivamente.

"A pesar de que la huelga se hace fundamentalmente por una contrareforma laboral, la salud de las personas, el derecho a la salud también está en juego en este momento. Las personas que quieran que el derecho a la protección de la salud siga siendo un derecho que se pueda ejercer en España, tienen que apoyar masivamente esta movilización", ha explicado a Europa Press.

A su juicio, la crisis económica y las medidas de ajuste desarrolladas por el Gobierno del PP han "aumentado las desigualdades sociales que son la causa de mayores desigualdades en salud". En concreto, la reforma impuesta por el Gobierno es "lesiva" para los derechos de los trabajadores y, especialmente, en el ámbito de la salud, "puesto que facilita el despido por causas subjetivas a aquellas personas que tengan un número pequeño de bajas por enfermedad".

En consecuencia, añade, "esto propiciará que personas que deberían de estar de baja y no reúnen las condiciones físicas para desempeñar su puesto de trabajo estén realizándolo; eso tiene muchos riesgo para su salud y la de las personas con las que se relaciona".

Respecto a la jornada de mañana, Sánchez Bayle entiende que se desarrollará con total normalidad, ya que "los servicios se han garantizado de una manera bastante razonable", y, espera, el Gobierno tenga "una actitud sensata".

Para el portavoz de la FADSP lo deseable es que ésta huelga haga "reflexionar" al Gobierno, que pueda ser consciente de la necesidad de hacer un "replanteamiento de estas medidas tan agresivas", que sólo conllevan recortes sociales y laborables.

"Estos no van a mejorar la situación de crisis sino al contrario, y están poniendo en peligro los derechos básicos de la ciudadanía y la salud de la población; es evidente que están incrementando las listas de esperan, empeorando la calidad sanitaria y poniendo en riesgo la salud de las personas".

Asimismo, denuncia el contraste entre la austeridad impuesta a las clases populares y la bonanza y exuberancia de los beneficios empresariales. "Se está desmantelando el escaso sistema de bienestar social hasta ahora vigente, y en la sanidad el recorte en los servicios sanitarios públicos puede ser muy perjudicial para los niveles de salud de la población, agravando una situación en la que es de esperar un aumento de la carga de enfermedad", advierte.

No obstante, Sánchez Bayle mantiene la esperanza de que "los derechos de la ciudadanía se acaben imponiendo a los intereses puramente económicos que sólo benefician a un grupo reducido de personas".

"El mundo no se mueve la consecución de los deseos que uno tiene, las cosas muchas veces no se consiguen a la primera pero al final la fuerza de la razón se acaba imponiendo a la razón de la fuerza", concluye.