2 de enero de 2006

El 28% de personal sanitario se siente poco realizado en el trabajo, según un estudio

BARCELONA, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El 27,9% del personal sanitario, especialmente médicos y técnicos sanitarios, se siente poco realizado en el trabajo, según un estudio que analiza el síndrome del 'burnout' en los trabajadores de hospitales y que valora su relación con factores personales y del entorno.

La investigación, publicada recientemente en la revista 'Gaceta Sanitaria' y que recoge Europa Press, ha sido dirigido por la coordinadora de Calidad, Formación e Investigación del Hospital de Figueres (Girona), Armand Grau.

El síndrome del profesional quemado o del 'burnout' aparece ante una situación continuada de estrés laboral y puede afectar a la salud física y mental, así como a las relaciones personales de los individuos que lo sufren.

En los afectados por un cierto cansancio emocional, los responsables del estudio han detectado "tensión, ansiedad y limitación en las relaciones personales en el ámbito laboral, con una disminución de la eficacia, de la eficiencia y mayor absentismo".

El estudio analizó a 2.290 trabajadores sanitarios de cinco hospitales de Girona que fueron invitados a participar en la investigación y a los que se les interrogó sobre su situación personal, a partir de varios cuestionarios. Contestaron a las preguntas 1.095 personas.

Según el estudio, un 41,6% de los trabajadores presenta un alto nivel de cansancio emocional, sobre todo los médicos y las enfermeras, mientras que un 23% sufre un alto nivel de despersonalización.

La primera situación "se asoció al consumo habitual de tranquilizantes o antidepresivos", mientras que "los años de profesión, el optimismo y sentirse útil en el trabajo y valorado por los demás se asociaron inversamente al nivel de despersonalización", señala el estudio.

A la vista de estos resultados, los autores de la investigación consideran "imprescindible" un plan de acción en la gestión hospitalaria para controlar la alta prevalencia del síndrome del 'burnout' en los trabajadores sanitarios.

En su opinión, dicho plan "debe contemplar un incremento de la comunicación entre los trabajadores y los directivos" para "identificar las áreas que deben mejorar, planificando y realizando los cambios organizativos necesarios de forma conjunta".

Según los autores del estudio, estos cambios deben consistir en "aumentar la autonomía de los trabajadores, junto con el aumento de la equidad en la distribución del trabajo y los recursos y en una mayor política incentivadora".

El estudio señala que "el reconocimiento empresarial y social del trabajo realizado son factores que ayudan a disminuir el síndrome del profesional quemado". También aconseja impulsar la formación en técnicas de autocontrol y gestión del estrés para "reforzar el optimismo y la autoestima".