25 de enero de 2008

El 20% de los niños con déficit de atención con hiperactividad es por problemas en la gestación, según un experto

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un 20 por ciento de los niños que padecen trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es por problemas en la gestación, explicó hoy en declaraciones a Europa Press el director del Instituto Valenciano de Neurología Pediátrica y jefe de Sección de Neuropediatría del Hospital Universitario La Fe de Valencia, el doctor Fernando Mulas Delgado.

Estos casos se producen sobre todo en mujeres que "han consumido alcohol o han tomado drogas, o han tenido alguna infección que ha afectado al desarrollo fetal", explicó. Mientras, el 80 por ciento restante son de base genética de caracter poligénico, donde puede afectar en gran medida el ambiente social, educativo y el ambiente en el que crecen los niños.

La base del TDAH es un trastornos biológico del cerebro y, en contra de los que se pensaba hace tiempo, "no es un problema de mala educación, ni de desestructuración familiar". A la hora de tratarlo, este experto advierte que se debe de tener claro que "es un problema de base estructural genético por lo que no hay que penalizar al niño".

Sus síntomas son tres: la hiperactividad, "son niños muy inquietos desde pequeños"; el déficit de atención, "se observa que los niños van a su aire, son desordenados y tienen un bajo rendimiento escolar"; y la impulsividad, "que se percibe porque no se piensan las cosas, interrumpen y parecen egoístas".

Aunque, advierte de la existencia del subtipo 'inatento', donde no se percibe la hiperactividad, que "pasan más desapercibidos y no molestan tanto en la clase, pero son niños que no van bien académicamente, y tienen problemas en el leguaje y para relacionarse", estos "pasan más desapercibidos y, por lo tanto, más tiempo sin diagnosticar".

Al tratarse de un trastorno madurativo, la edad para reconocer esta enfermedad variará en cada niño, aunque suele diagnosticarse a partir de los seis años, cuando se observa que no ha "madurado" y no ha desarrollado "mecanismo suficientes de atención, control de la impulsividad y no es tan hiperactivo", propios de esa edad.

"El problema es que cada vez se ven niños que dan el perfil a edades más tempranas", en gran medida porque "los síntomas se ponen más en evidencia, ya que los hábitos de funcionamiento y de adaptación escolar y familiar son más estrictos". "No es que ahora haya más niños con TDAH sino que se pone más en evidencia", añadió.

Los últimos estudios realizados por hospitales esta patología afecta entre un 5 y 8 por ciento de la población infanto-juvenil en España, de los cuales "la mitad está sin diagnosticar". "Estos están tratados como niños rebeldes porque es mejor pensar que no tienen un trastorno del desarrollo, sino que son niños maleducados y egoístas", afirmó, a la vez que advirtió que esta actitud, a la larga, tiene "grandes consecuencias sociales" para el niño.

TRATAMIENTO COMBINADO: FÁRMACOS Y TERAPIA

En los últimos años se ha avanzado mucho en el tratamiento de esta enfermedad y, en su caso, el doctor Mulas Delgado apuesta por el tratamiento farmacológico apoyado con psicoterapia. "Es un error no tratar al niño, ya que es un trastorno neurológico y, por tanto, para que mejore tiene que pasar necesariamente por la farmacología". Aunque no es suficiente, al mismo tiempo deberá recibir una terapia psicopedagógica que "potencie su maduración", por medio de técnicas cognitivo-conductual, de autoinstrucción, de autocontrol, etc.

La enfermedad puede evolucionar de muy diversas maneras en niños no tratados en la infancia, según el especialista, es "impredecible". En este sentido, explicó que "al menos un 20 por ciento que maduran solos, pero eso lo sabes cuando han pasado cinco años". "Es el 60 por ciento que puede mejorar el que no se puede dejar de tratar; de no tratarse ya no hay vuelta de hoja porque su cerebro ya estará formado", afirmó.

Los niños correctamente diagnosticados y tratados pueden llevar una vida completamente normal, "ya que aprenden los mecanismos de control y autocontrol", por lo que a la larga mejoran a nivel académico y a nivel social. Es más, en estos casos, según señaló, "los niños tratados aprenden a controlar la dependencia de las sustancias de abuso cuando son adolescentes".

Por otra parte, desde la familia debe de existir un gran apoyo a estos niños, "deben de tener claro que a las bravas solo van a conseguir resultados negativos, porque estos niños reaccionan de forma violenta ante la violencia", por tanto aconsejó "paciencia", "mano izquierda", y confianza en los profesionales.

El doctor Mulas Delgado participa en el II Congreso Nacional de Déficit de Atención e Hiperactividad TDAH, que se celebra hasta el próximo domingo, 27 de enero, en el Palacio de Congresos de Madrid. Este encuentro tienen como objetivo de presentar los últimos avances científicos en el tratamiento de esta enfermedad y orientar a padres y educadores en su diagnostico para evitar un bajo rendimiento académico y el fracaso escolar.