13 de julio de 2015

Hasta 12 sociedades médicas piden el voto en la generales pensando en la salud

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), que agrupa a 12 sociedades científicas-médicas, ha invitado a la población a dar su voto en las próximas elecciones generales pensando en la salud, y, concretamente, a aquellos que quieran volver a la senda de la universalización, según explican en un documento donde incluyen 14 recomendaciones más que han hecho llegar a los gobiernos autonómicos, con la esperanza de que se tengan en cuenta.

El documento 'Protege la Salud con tu Voto', que va acompañado de una carta a los consejeros de Sanidad de las comunidades autónomas en la que les piden retomar las políticas de promoción de la salud, restablecer las estructuras de salud pública y apostar por políticas sanitarias innovadoras, reclama poner la salud pública "en el máximo nivel de la agenda política".

"El principio de salud en todas las políticas nos muestra que la salud no sólo depende de la asistencia sanitaria sino que va más allá, literalmente ganamos y perdemos salud con todas las decisiones que toman en España los gobierno locales, autonómicos, el nacional y cada vez más también en la esfera internacional", señala el documento.

Asimismo, recuerdan que la retirada de la tarjeta sanitaria, las desigualdades en salud en función de la clase social o el territorio donde se viva son amenazas a la salud pública que podrían evitarse con políticas sanitarias innovadoras y sin costes extraordinarios.

El primer punto del documento - volver a la senda de la universalización de la salud- pide que se desarrollen políticas pensando en que el sistema nacional de salud es universal, gratuito y financiado por impuestos, opuestas a las realizadas hasta ahora que "lo han erosionado gravemente".

Desarrollar la Ley General de Salud Pública, de modo que se garantice en todos los territorios, y para ello proponen crear un Centro Estatal de Salud Pública, a partir de las instalaciones y equipos existentes y al servicio del conjunto de las administraciones del Estado; garantizar la imparcialidad e independencia en las decisiones que afectan a la salud de los españoles; mejorar la coordinación territorial; y asegurar que las políticas públicas tengan en cuenta sus efectos en la salud (movilidad, medio ambiente, educación, etc).

En tercer lugar, entre las medidas que ven de necesaria implantación reclaman que solo se financie con dinero público aquellas actuaciones basadas en suficiente evidencia científica, al estilo de la Agencia de Salud de Reino Unido (NICE).

En cuarto lugar piden que la salud sea tenida en cuenta en todas las políticas por medio de "sinergias", además de la promoción de la educación de la población. "una educación que garantice la igualdad de oportunidades sigue siendo un requisito para una sociedad saludable", añade.

Los dos siguientes puntos son medidas contra el tabaquismo y contra las grasas trans, azucares y sal. Respecto al tabaco, piden que se apruebe el empaquetado genérico para los productos de tabaco y se prohíba fumar en los coches en presencia de menores; en cuanto a la alimentación, pide que se considere la posibilidad de impuestos especiales, así como una mejor regulación.

El punto siete del documento incorpora medidas para reducir el tráfico en las ciudades e iniciativas para activar a las población. "Es necesario tomarse en serio la limitación del uso de vehículos motorizados en las ciudades: la reducción de la velocidad máxima a 30km por hora sería una medida que mejoraría sensiblemente las cifras de lesiones por tráfico", afirma.

La prevención de la violencia de genero ocupa el punto ocho, al considerar que "además de una lacra social" es una prioridad de salud pública; el siguiente punto es priorizar la lucha contra el desempleo y recudir su impacto, ya que "se ha documentado científicamente el efecto negativo del desempleo sobre la salud, especialmente la salud mental".

En el punto décimo, la SESPAS pide que se pongan en marcha políticas que defiendan la equidad y, concretamente, desarrollar una estrategia nacional de reducción de desigualdades en salud. "Hay suficientes propuestas para abordar las desigualdades sociales en salud, falta compromiso político para llevarlas a cabo", afirman.

Le siguen, en los tres puntos siguientes, medidas contra el cambio climático y el medio ambiente, donde consideran que no se han dado grandes avances; le sigue la diplomacia y salud, donde se hace referencia a la necesidad de "establecer un plan articulado de influencia en la política internacional"; y desarrollar una mejor salud urbana, ya que "la presencia de la salud publica en el ámbito municipal supone una oportunidad especial para desarrollar algunas estrategias mencionadas anteriormente".

El último punto, mejorar el gobierno de la salud y de los sistemas de salud, es decir poner en marcha medidas que faciliten la vida a los ciudadanos como por ejemplo eliminar dificultades para ser atendidos entre comunidades; medidas de transparencia y participativas desde la ciudadanía.

Desde SESPAS creen que si estas medidas se tuvieran en cuenta supondrían un gran avance en salud y en calidad de vida; por eso piden a la ciudadanía que las valoren críticamente y las contrasten con los programas electorales.