Sufrir traumas infantiles afecta a la capacidad de dolor en edades adultas

Sufrir traumas infantiles afecta a la capacidad de dolor en edades adultas
11 de mayo de 2018 PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Experimentar un trauma de niño puede influir en la cantidad de dolor que siente un individuo en la edad adulta, según han descubierto los investigadores de Penn State, EE.UU.

En concreto, los investigadores han observado que experimentar un trauma o adversidad en la infancia o la adolescencia, como el abuso o la pérdida de uno de los padres, estaba relacionado con el estado de ánimo o los problemas del sueño en la edad adulta, lo que a su vez provocaba un mayor dolor físico. Pero la conexión era más débil en aquellos que se sentían más optimistas y tenían el control de sus vidas.

"Los participantes que se sintieron más optimistas o que tenían el control de sus vidas pudieron haber sido mejores al despertar con dolor pero de alguna manera lograron no dejar que arruinara su día", dijo Ambika Mathur, estudiante de postgrado en salud bioconductual.

A su vez, "pueden estar sintiendo la misma cantidad o intensidad de dolor, pero han tomado el control y son optimistas sobre no dejar que el dolor interfiera con su día. Todavía están realizando su trabajo o actividades diarias mientras hacen su mejor esfuerzo para ignorar el dolor".

Los hallazgos se han basado en investigaciones previas que sugieren un vínculo entre el dolor físico en adultos y los traumas o adversidades tempranas en la vida, que pueden incluir abuso o negligencia, enfermedades graves, problemas financieros o pérdida de un padre, entre otros.

Jennifer Graham-Engeland, profesora asociada de biobehavioral health, ha señalado que "es importante aprender más sobre los factores que influyen en el dolor, porque aunque los analgésicos ayudan a muchas personas, también pueden causar problemas".

"El dolor es la principal razón por la que las personas buscan atención médica en los Estados Unidos", dijo Graham-Engeland, quien ha continuado argumentado que "muchas personas buscan alivio del dolor y, sin embargo, hay muchos problemas con algunos tratamientos para el dolor, como la crisis que rodea a los opiáceos en este momento. Se necesita más información sobre el dolor y el fenómeno que puede mejorar el dolor o peor."

Para el estudio actual, un grupo diverso de 265 participantes que habían reportado alguna forma de adversidad al principio de sus vidas respondieron preguntas sobre su adversidad en la niñez temprana o adolescente, estado de ánimo actual, trastornos del sueño, optimismo, cómo controlan sus vidas, y si recientemente sintieron dolor.

CONSECUENCIAS: DEPRESIÓN, ANSIEDAD O ALTERACIONES DEL SUEÑO

Los investigadores encontraron que la adversidad de la primera infancia o la adolescencia estaba fuertemente asociada con más dolor físico en la edad adulta, lo que podría explicarse por problemas con el estado de ánimo, que podrían incluir enojo, depresión o ansiedad, o por el sueño.

"Básicamente lo que está sucediendo es el estado de ánimo y los trastornos del sueño están explicando el vínculo entre la adversidad de la vida temprana y el dolor en la edad adulta", dijo Mathur. "Los hallazgos sugieren que los traumas de la primera etapa de la vida están provocando que los adultos tengan más problemas con el estado de ánimo y el sueño, lo que a su vez les hace sentir más dolor y sentir que el dolor interfiere con su día".

También analizaron cómo el optimismo o el sentimiento de control podrían afectar la cantidad de dolor que experimenta una persona. Descubrieron que aunque los participantes que mostraron estas formas de resiliencia no tenían una conexión tan fuerte entre los problemas para dormir y el dolor que interfería con su día, la resiliencia no afectaba la intensidad del dolor.

Jennifer Graham-Engeland ha manifestadi que "si bien es demasiado pronto para usar los resultados en intervenciones específicas, los hallazgos sugieren próximos pasos importantes".

"Algunas personas pueden ser relativamente resistentes a los efectos adversos a largo plazo, mientras que otras tienen más dificultades. Por lo tanto, una mejor comprensión de los recursos que las personas pueden utilizar es una razón para este trabajo y creo que debe investigarse más a fondo", ha concluido Graham-Engeland.