El sistema inmune fetal rechaza a la madre en el parto prematuro

El sistema inmune fetal rechaza a la madre en el parto prematuro
14 de mayo de 2018 PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El trabajo de parto prematuro, una complicación común del embarazo, ha sido un misterio para los científicos. Pero un nuevo estudio de la Universidad de California (UC) San Francisco, en Estados Unidos, muestra que a veces puede ocurrir cuando el sistema inmune del feto "se despierta" demasiado pronto y comienza a rechazar a la madre, lo que hace que el útero comience a contraerse.

Los científicos piensan que el sistema inmune del feto se activa en un caso de identidad equivocada. Una infección inicial en la madre puede causar inflamación y despertar el sistema inmune del feto. Las células inmunes del feto confunden a las células de la madre con un invasor y montan un ataque, en forma de químicos inflamatorios, los cuales desencadenan contracciones que conducen al trabajo de parto prematuro, la principal causa de mortalidad infantil.

"El dogma siempre ha sido que el feto tiene un sistema inmune muy inmaduro, y como resultado, realmente no se ha considerado su posible papel en las complicaciones del embarazo", afirma el autor principal del trabajo, Tippi MacKenzie, profesor asociado en la División de Cirugía Pediátrica de UCSF y del Centro de Tratamiento Fetal. "Mostramos que en las pacientes que tienen trabajo de parto prematuro como resultado de algún tipo de infección o inflamación, la causa más común de parto prematuro, el sistema inmune del feto se despierta prematuramente y puede desencadenar el parto", añade.

En el nuevo estudio, publicado este miércoles en 'Science Translational Medicine', los investigadores probaron la sangre del cordón umbilical, que contiene células fetales, junto con sangre extraída de 89 mujeres que tuvieron embarazos sanos y 70 que iniciaron el trabajo de parto prematuro. Pero los científicos no vieron signos de una respuesta inmune en la sangre de la madre. En su lugar, detectaron la activación en dos tipos de células inmunes en la sangre del cordón de los bebés prematuros. Los científicos también encontraron un mayor número de células de la madre que circulan en la sangre del cordón de los bebés prematuros.

Durante el embarazo, las células de la madre y el feto viajan de ida y vuelta por la placenta. Al igual que en un trasplante de órgano, el sistema inmunitario de la madre y el feto deben tolerarse mutuamente para que el feto no sea rechazado. Esta tolerancia está gobernada por células inmunitarias conocidas como células T reguladoras, que amortiguan el sistema inmune al mantener a los otros tipos de células T bajo control.

Sin embargo, durante el trabajo de parto prematuro, se descubrió que el sistema inmunitario del lactante se activaba específicamente para atacar las células de la madre. Los científicos detectaron niveles más elevados de células dendríticas y células T efectoras en la sangre del cordón de los bebés prematuros; las células dendríticas presentan sustancias extrañas a las células T para indicar que son una amenaza potencial, y las células T --las principales células de combate del sistema inmune-- luego montan un ataque liberando químicos inflamatorios.

EN BUSCA DE UN BIOMARCADOR SANGUÍNEO DE RIESGO DE PARTO PREMATURO

Las células T de los recién nacidos prematuros hicieron niveles significativamente más altos de estos químicos inflamatorios, TNF alfa e interferón gamma que los de los bebés a término, y en un modelo de laboratorio de contracción uterina, los investigadores descubrieron que estos productos químicos inducían la contracción de las células uterinas.

"Si usted es un feto y su sistema inmune se está desarrollando en un ambiente saludable, le conviene mantener las cosas en secreto para que pueda desarrollarse y nacer en un momento normal. Pero si encuentra problemas en la forma de una infección o una inflamación, entonces eso puede desencadenar el despertar de las células dendríticas y las células T", afirma la primera autora Michela Frascoli, exinvestigadora postdoctoral en el laboratorio de MacKenzie, ahora profesora asistente adjunta de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts. "En última instancia, podría ser un mecanismo de defensa para salir de un entorno uterino hostil", añade

MacKenzie, miembro de 'Eli and Edythe Broad Center of Regeneration Medicine and Stem Cell Research' en UCSF, ha estudiado durante mucho tiempo el sistema inmune del feto en el contexto de los trasplantes de células madre fetales. Se interesó en el trabajo de parto prematuro durante su propio embarazo, cuando experimentó un largo periodo de reposo en cama porque estaba en riesgo de dar a luz temprano.

"Los medicamentos que usamos para tratar el trabajo de parto prematuro en este momento están destinados a evitar que el útero se contraiga. Pero en ese momento, el caballo está fuera del establo --explica MacKenzie--. Lo que realmente tenemos que hacer es diagnosticar y tratar la activación inmune del feto, que probablemente se inicie semanas antes de que el paciente ingrese con las contracciones uterinas".

Su laboratorio ahora busca biomarcadores en la sangre de la madre que puedan identificar si el sistema inmune del feto está activado y hay incremento del riesgo de parto prematuro.

Contador