Los bebes nacidos entre la semana 34 y la 37 tienen más riesgo de morir en el primer año de vida

En concreto, la mortalidad al año fue de 1 por 1.000 nacidos de este tipo de prematuros y 3 por 10.000 en neonatos nacidos a término

Los bebes nacidos entre la semana 34 y la 37 tienen más riesgo de morir en el primer año de vida
13 de marzo de 2018 PIXABAY/NGUYENBAQUA - ARCHIVO

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los bebés españoles que nacieron entre la semana 34 y la 37, denominados como prematuros tardíos, tienen casi 5 veces más riesgo de mortalidad en el primer año de vida que los que nacen a término, es decir, entre las semanas 37 y 41, según muestran los datos del estudio realizado con el apoyo de la Fundación del Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria.

En concreto, los resultados del estudio han demostrado que la mortalidad al año fue de 1 por 1.000 en dichos prematuros y 3 por 10.000 en neonatos nacidos a término.

En este estudio, liderado por el jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón, Manuel Sánchez Luna, se analizaron un total de 95.011 nacimientos de los cuales 2.940 fueron prematuros tardíos y 18.197 fueron bebés que habían nacido a término.

Los datos ponen en relieve que los niños pretérmino, aquellos nacidos entre las 28 semanas a menos de 37 semanas de gestación, tuvieron una estancia hospitalaria de 6,5 días de media en comparación con 2,8 días para los que habían completado las 37 semanas de gestación.

Las readmisiones hospitalarias también fueron mayores para los bebés prematuros a los 30 días y al año de vida; además, el riesgo de mortalidad también fue significativamente mayor en los bebés que nacieron hasta 3 semanas antes de tiempo.

A su vez, los diagnósticos realizado al año de nacer han puesto de manifiesto que aquellos bebés nacidos de una forma prematura tuvieron un número mayor de ingresos en todas las patologías neonatales frecuentes como la bronquitis aguda, bronquiolitis, y especialmente en las provocadas por virus respiratorio sincitial, ictericia perinatal y hernia inguinal.

En este grupo, hubo 947 episodios de ingreso hospitalario de un total de 673 bebés (22,9%), mientras que los bebés que habían nacido a término sufrieron 2.926 episodios de ingreso hospitalario de un total 2.260 bebés (12,4%).

PROBLEMAS DE INMADUREZ Y MALNUTRICIÓN

La comparación de los principales diagnósticos entre los prematuros tardíos y los bebés nacidos a término muestran que el primer grupo tuvo notablemente más problemas relacionados con la inmadurez (84,3% vs. 0,4%) y la malnutrición (2,9% vs. 1,1%).

Sin embargo, se encontraron en un primer estadio otros problemas que afectaron más a los bebés nacidos a término como la ictericia perinatal (20,2% vs. 3,8%), alteraciones metabólicas del feto y del recién nacido (4,7% vs. 2,4%) o problemas respiratorios (5,8% vs. 1,8%), que fueron invirtiéndose con el tiempo.

En los diagnósticos a los 30 días sólo se siguieron encontraron diferencias significativas relacionadas con la ictericia perinatal, que seguía siendo más frecuente en los bebés nacidos a término (23% vs. 14%).