El angiomiolipoma renal, el tumor benigno del que ha sido intervenida Melania Trump, puede llegar a causar la muerte

El angiomiolipoma renal, el tumor benigno del que ha sido intervenida Melania Trump, puede llegar a causar la muerte
17 de mayo de 2018 CARLOS BARRIA / REUTERS - ARCHIVO

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, se sometía este lunes a una embolización de un tumor renal llamado angiomiolipoma, un tumor benigno que puede llegar a causar la muerte de no ser tratado, explican desde la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista (SERVEI).

El angiomiolipoma renal, que afecta al 0,1% de la población, está formado por grasa y vasos sanguíneos, que adopta una forma de nódulo, puede aparecer en cualquier parte del riñón y afecta 4 veces más a mujeres que a hombres. Un 80% de los casos son de aparición espontánea, suelen ser menores de 2 centímetros y no precisan tratamiento.

El 20 por ciento restante se relaciona con síndromes congénitos, siendo el más frecuente de ellos la esclerosis tuberosa. Suelen ser más graves, pues pueden aparecer en ambos riñones, y presentan mayor tamaño. Según señala la SERVEI, numerosos estudios demuestran que cuando superan los 4 centímetros aparece el riesgo de hemorragia espontánea.

Además, en un 50 por ciento de los congénitos sufrirá sangrado en algún momento de su evolución y más del 16 por ciento lo hará con 'shock' hemorrágico, lo que implica una pérdida extravascular de sangre de manera muy rápida. A partir de los 4 centímetros, además, el 82 por ciento de estos tumores presenta síntomas como dolor lumbar y sangre en la orina, además suelen seguir creciendo en el futuro.

"Los angiomiolipoma renales representan una de las mayores causas de hemorragia espontánea en la zona abdominal y pélvica. El problema es que, literalmente, son un ovillo de vasos sanguíneos con desarrollo anormal, con microaneurismas envueltos en grasa. Esta hipervascularización es lo que los hace peligrosos", señala el doctor José Urbano, presidente de la SERVEI y experto en esta patología.

La primera dama de Estados Unidos se ha sometido a un embolización, que es un tipo de tratamiento médico en el que, a través un catéter introducido en la ingle del paciente, se insertan sustancias o materiales dentro de los vasos sanguíneos con el fin de causar una obstrucción controlada y deliberada de una arteria, vena o conducto linfático.

El tratamiento se realiza con equipos específicos de radiología llamados angiógrafos digitales que actúan como GPS: permiten identificar adecuadamente dónde debe ir el catéter y tratar de manera muy precisa solo las arterias enfermas del riñón, dejando intactas las arterias sanas. No hay cicatriz, la recuperación es rápida y sin apenas efectos secundarios, y el paciente mantiene el 100% de la función renal.

Los médicos expertos en embolización son los radiólogos vasculares e intervencionistas, y desde la sociedad médica recuerdan que en España existen al menos 80 hospitales capaces de realizar con máximas garantías esta intervención.