Sin miedo a pasar la sal

Sin miedo a pasar la sal
10 de agosto de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ANDRIANO_CZ

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un gran estudio internacional, liderado por investigadores canadienses, muestra que para la gran mayoría de la población, el consumo de sodio no aumenta los riesgos para la salud, excepto en aquellas personas que comen más de cinco gramos al día, el equivalente a 2,5 cucharaditas de sal. Según los investigadores, menos del cinco por ciento de la población de países desarrollados supera ese nivel.

Es más, incluso la población que consume más que la media recomendada pueden no sufrir en su salud ningún perjuicio siempre que su dieta sea saludable. Este gran estudio muestra que el consumo de sodio se elimina virtualmente si las personas mejoran la calidad de su dieta al agregar frutas, verduras, productos lácteos, patatas y otros alimentos ricos en potasio.

La investigación, publicada hoy en 'The Lancet', es realizada por científicos del Population Health Research Institute (PHRI) de McMaster University y Hamilton Health Sciences, junto con colegas investigadores de 21 países.

El estudio realizó el seguimiento de 94.000 personas, con edades comprendidas entre los 35 a 70 años, de hasta 18 países diferentes y durante una media de ocho años. Así, descubrió que solo hay un riesgo asociado de enfermedad cardiovascular y accidentes cerebrovasculares cuando la ingesta promedio es superior a cinco gramos de sodio al día.

China es el único país en su estudio en el que el 80 por ciento su población tiene una ingesta de sodio de más de cinco gramos por día. En los otros países, la mayoría tenía un consumo promedio de sodio de 3 a 5 gramos por día (equivalente a 1,5 a 2,5 cucharaditas de sal).

"La Organización Mundial de la Salud recomienda el consumo de menos de dos gramos de sodio, es decir, una cucharadita de sal, al día como medida preventiva contra las enfermedades cardiovasculares, pero hay pocas pruebas en términos de mejores resultados de salud que los individuos logran en tales un nivel bajo", ha señalado Andrew Mente, primer autor del estudio y un investigador de PHRI.

"Solo en las comunidades con la mayor ingesta de sodio -las de más de cinco gramos por día de sodio- que se encuentra principalmente en China, encontramos un vínculo directo entre la ingesta de sodio y los principales eventos cardiovasculares como infarto de miocardio y apoplejía. En las comunidades que consumieron menos de cinco gramos de sodio al día, sucedió lo contrario: el consumo de sodio se asoció inversamente con el infarto de miocardio o los ataques cardíacos y la mortalidad total, y no aumentó el accidente cerebrovascular", ha añadido.

Por otro lado, el estudio encontró que todos los principales problemas cardiovasculares, incluida la muerte, disminuyeron en las poblaciones y países donde hay un mayor consumo de potasio que se encuentra en alimentos como frutas, verduras, productos lácteos, patatas, nueces y frijoles.

LA INGESTA MODERADA NO AFECTA AL CORAZÓN

La información para el artículo de investigación provino del estudio prospectivo internacional prospectivo de Epidemiología Rural Urbana (PURE, por sus siglas en inglés) llevado a cabo por el PHRI. Mente también es profesor asociado del Departamento de Métodos de Investigación en Salud, Evidencia e Impacto en la Universidad McMaster.

La mayoría de los estudios previos que relacionan la ingesta de sodio con la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular se basaron en información a nivel individual, dijo Martin O'Donnell, coautor del informe, investigador de PHRI y profesor clínico asociado de medicina en McMaster.

"Las estrategias de salud pública deben basarse en la mejor evidencia. Nuestros hallazgos demuestran que las intervenciones a nivel de la comunidad para reducir la ingesta de sodio deben dirigirse a las comunidades con alto consumo de sodio y deben integrarse en los enfoques para mejorar la calidad de la dieta en general. No hay evidencia convincente de que las personas con ingesta moderada o promedio de sodio necesitan reducir su ingesta de sodio para la prevención de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares", dijo O'Donnell.

Además de Canadá, en este documento de investigación han participado países de Argentina, Bangladesh, Brasil, Chile, China, Colombia, India, Irán, Malasia, territorio palestino ocupado, Pakistán, Filipinas, Polonia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Suecia. , Tanzania, Turquía, Emiratos Árabes Unidos y Zimbabwe.