Cenar fuera, asociado con mayor exposición a químicos nocivos

Cenar fuera, asociado con mayor exposición a químicos nocivos
3 de abril de 2018 GETTY - ARCHIVO

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cenar más en restaurantes, cafeterías y establecimientos de comida rápida puede aumentar los niveles totales de sustancias químicas potencialmente dañinas para la salud llamadas ftalatos en el cuerpo, según un estudio publicado este jueves. Se sabe que los ftalatos, un grupo de sustancias químicas utilizadas en el envasado de alimentos y materiales de procesamiento, interrumpen las hormonas en los seres humanos y están relacionados con una larga lista de problemas de salud.

Según los autores, este estudio es el primero en comparar la exposición a ftalatos en personas que informaron haber cenado fuera de casa con aquellos que tenían más probabilidades de disfrutar de comidas caseras. Las personas que informaron haber consumido más restaurantes, comidas rápidas y comidas en cafeterías presentaban niveles de ftalato un 35 por ciento más altos que las personas que informaron haber consumido alimentos comprados en su mayoría en la tienda de comestibles, según el análisis.

"Este estudio sugiere que los alimentos preparados en casa tienen menos probabilidades de contener altos niveles de ftalatos, productos químicos relacionados con problemas de fertilidad, complicaciones del embarazo y otros trastornos de salud", dice el autor principal, Ami Zota, profesor asistente de Salud Ambiental y Laboral en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken (Milken Institute SPH, por sus siglas en inglés) en la Universidad George Washington, Estados Unidos.

"Nuestros hallazgos sugieren que salir a cenar puede ser una importante fuente de exposición a los ftalatos, antes desconocida para la población de Estados Unidos", añade Zota, quien trabajó con Julia Varshavsky, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California, Berkeley.

Zota y sus colegas utilizaron datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) recopilados entre 2005 y 2014. Se pidió a los 10.253 participantes en al estudio que recordaran qué comieron y de dónde provino su comida en las últimas 24 horas. Luego, los científicos analizaron los vínculos entre lo que comían las personas y los niveles de productos de degradación de ftalatos encontrados en la muestra de orina de cada participante.

El equipo encontró que el 61 por ciento de los participantes informaron haber cenado el día anterior. Además, los investigadores hallaron que la relación entre la exposición al ftalato y salir a cenar fue significativa para todos los grupos de edad, pero la magnitud de la asociación fue mayor para los adolescentes. Los adolescentes que eran grandes consumidores de comida rápida y otros alimentos comprados fuera del hogar tenían niveles un 55 por ciento más altos de ftalatos en comparación con aquellos que solo consumían alimentos en el hogar.

Ciertos alimentos, y especialmente las hamburguesas con queso y otros sándwiches, se asociaron con mayores niveles de ftalatos, pero solo si se compraban en un restaurante de comida rápida, restaurante o cafetería. El estudio encontró que los sándwiches que se comen en los restaurantes de comida rápida, restaurantes o cafeterías se relacionaron con niveles de ftalato un 30 por ciento más altos en todos los grupos de edad.

MUJERES EMBARAZADAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES, LOS MÁS VULNERABLES

"Las mujeres embarazadas, los niños y los adolescentes son más vulnerables a los efectos tóxicos de los productos químicos que alteran las hormonas, por lo que es importante encontrar formas de limitar su exposición", dice Varshavsky, quien también es científico postdoctoral en la Universidad de California, San Francisco, Estados Unidos. "Los estudios futuros deberían investigar las intervenciones más efectivas para eliminar los ftalatos del suministro de alimentos", agrega.

Un estudio previo realizado por Zota y sus colegas sugirió que la comida rápida puede exponer a los consumidores a niveles más altos de ftalatos. Ese trabajo descubrió que las personas que comían más comida rápida, hamburguesas, patatas fritas y otros alimentos registraban niveles de ftalato que eran hasta un 40 por ciento más altos que las personas que rara vez comían esos alimentos

El nuevo trabajo analizó de forma más amplia las comidas fuera de casa, no solo en los establecimientos de comida rápida, y descubrió que se asociaba significativamente con una mayor exposición a los ftalatos. Los autores dicen que los hallazgos son preocupantes porque dos tercios de la población de Estados Unidos consume al menos algo de comida fuera del hogar a diario.

Otros científicos del estudio son Rachel Morello-Frosch en la Universidad de California, Berkeley, y Tracey Woodruff en la Universidad de California, San Francisco. El equipo utilizó un método innovador para evaluar las exposiciones en el mundo real a múltiples ftalatos, llamada exposición acumulativa de ftalatos, que tiene en cuenta la evidencia de que algunos ftalatos son más tóxicos que otros.

Muchos productos contienen ftalatos, incluidas las cajas para llevar a casa, los guantes utilizados en el manejo de alimentos, el equipo de procesamiento de alimentos y otros artículos empleados en la producción de restaurantes, cafeterías y comidas rápidas. Investigaciones previas sugieren que estos químicos pueden filtrarse de recipientes de plástico o envolverse en alimentos.

Si se verifica mediante investigaciones adicionales, los hallazgos de este estudio sugieren que las personas que aman salir a comer obtienen parte de los ftalatos con su plato principal. Las comidas caseras pueden ser uno forma de limitar la exposición a estos productos químicos nocivos.

"Preparar comida en casa puede ser beneficioso para los consumidores", agrega Zota. "Las comidas caseras pueden ser una buena forma de reducir el azúcar, las grasas no saludables y la sal. Y este estudio sugiere que puede no contener tantos ftalatos dañinos como una comida de restaurante", subraya.

Al mismo tiempo, la contaminación por ftalatos del suministro de alimentos también representa un problema de salud pública más amplio, que debe ser abordado por los responsables de las políticas. La investigación previa de Zota y Woodruff muestra que las medidas de política, como las prohibiciones, pueden ayudar a reducir la exposición humana a los ftalatos nocivos.