El sobrepeso y la obesidad no deben condicionar los tratamientos de infertilidad

El sobrepeso y la obesidad no deben condicionar los tratamientos de infertilidad
27 de junio de 2018 FLICKER/JCZART - ARCHIVO

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Aunque lo razonable y más aconsejable es recomendar a la pacientes que con sobrepeso que quieren iniciar el tratamiento de infertilidad que reduzcan su peso antes de entrar en un programa de reproducción asistida, "no siempre es así, porque el tiempo va en contra de la calidad de los óvulos", explica el doctor Jan Tesarik, director de la Clínica MARGen de Granada.

Un estudio, publicado recientemente en 'New England Journal of Medicine' y realizado por médicos de la Universidad de Harvard, mostraba que el 92 por ciento de las mujeres infértiles con sobrepeso y el 84 por ciento de las obesas, rechaza la opción de perder peso antes de realizar un tratamiento de fertilidad.

A pesar de la evidente asociación entre el exceso de peso y la infertilidad, un estudio randomizado, realizado en 600 mujeres obesas no ha demostrado ninguna mejora de la tasa de nacimiento de un niño sano en las mujeres tratadas para reducir la obesidad antes de iniciar el tratamiento de la infertilidad, en comparación con las mujeres con el inicio inmediato del tratamiento. "Este resultados se explica en el hecho de que el exceso de peso no es siempre la causa de la infertilidad, sino la consecuencia de una causa común detrás de ambas condiciones", señala Tesarik.

Sobrepeso y obesidad son condiciones multifactoriales. La predisposición puede ser genética en algunos casos, y también pueden influir los factores socioeconómicos, psicológicos, inactividad física... Sin embargo, existen diferentes desequilibrios hormonales que pueden ser la causa primaria del exceso de peso o un agravante en los casos provocados por las causas antes mencionadas.

El experto recuerda que, en muchas mujeres con sobrepeso u obesidad, la causa de infertilidad está relacionada con diferentes grados del síndrome de ovario poliquístico (SOP), "una enfermedad endocrina compleja y heterogénea que se caracteriza por trastornos en el ciclo menstrual, fallos de ovulación e hiperandrogenismo".

En ciertos casos, la causa primaria del SOP parece ser una coordinación defectuosa de reacciones hormonales en el hipotálamo, la glándula pituitaria y los ovarios. Sin embargo, según el doctor Tesarik, "incluso en aquellos casos, la resistencia a la insulina aparece a menudo y contribuye al deterioro de la severidad de la enfermedad y, junto con la sobreproducción de hormonas masculinas llamadas andrógenos, al aumento de peso y desarrollo de la obesidad de tipo masculino, con depósito de grasa en la región del abdomen".

En estos supuestos, añade el experto, "se necesita una corrección medicamentosa de hyperinsulinismo y hyperandrogenia para conseguir óptimos resultados de los cambios de estilo de vida, como dietas o actividades físicas para reducir el exceso de peso".

Otras enfermedades endocrinas, tales como hipotiroidismo (insuficiencia de las hormonas tiroxina y triyodotironina de la glándula tiroidea) o síndrome de Cushing (aumento de la hormona cortisol de las glándulas suprarrenales) pueden también causar sobrepeso y obesidad, del mismo modo como ciertas medicaciones (algunos antidepresivos, ansiolíticos, corticoides o medicamentos para la hipertensión).

"Todas estas posibles causas tienen que ser evaluadas y, si es necesario, corregidas terapéuticamente", subraya Tesarik, quien añade que, "del mismo modo, si una simple reducción de peso no es suficiente para alcanzar un embarazo espontaneo, y se necesita el recurso a la reproducción asistida, todos estos factores tienen que tenerse en cuenta para elaborar un protocolo adaptado a la condición de cada paciente para obtener un resultado óptimo".

En cualquier caso, concluye, " no existe ninguna justificación para condicionar la aceptación de una pareja infértil para un tratamiento por la reproducción asistida con una reducción previa del peso. Alargar la espera de pacientes con el exceso de peso, puede generar un riesgo mayor, asociado con el envejecimiento de los óvulos durante el intento, no siempre exitoso, de perder peso".

Contador