Fumar y beber embarazada, ¿por qué es peligroso?

Fumar y beber embarazada, ¿por qué es peligroso?
13 de marzo de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HIGHWAYSTARZ

MADRID, 13 Mar. (EDIZIONES) -

Tanto el alcohol, como el tabaco, están súper desaconsejados en el embarazo. Aunque sea sólo un poco lo que se fume o se beba. A pesar de ello, son muchas las mujeres encinta que siguen haciéndolo, aún cuándo su ginecólogo se lo ha desaconsejado. Además, hay que desterrar esa idea de que es mejor fumar un poco a la ansiedad que puede generarse el dejar el hábito.

Según distintos estudios, el consumo de tabaco durante el embarazo se asocia tanto a problemas de fertilidad como a complicaciones durante el embarazo, tales como parto prematuro, bajo peso al nacimiento, un ligero aumento de malformaciones congénitas como labio leporino y malformaciones cardiacas, así como un mayor riesgo de muerte súbita del lactante. Asimismo, durante la lactancia materna, el consumo de tabaco se asocia con un retraso en el inicio y una menor duración de la misma.

Así lo afirma en una entrevista con Infosalus la ginecóloga del Hospital Infanta Cristina de Parla (Madrid) Laura de Mingo, quien advierte a su vez de que disminuir el consumo de cigarrillos al día "no es suficiente" y que sólo el beneficio se obtiene cuando se deja de fumar.

"Por este motivo, tampoco debemos tener la creencia de que reducir el número de cigarrillos que fuman en lugar de dejarlo del todo para evitar estados de nerviosismo o ansiedad, tenga algún beneficio", destaca la especialista en Obstetricia y Ginecología.

Con el alcohol indica que sucede lo mismo, ya que su consumo está "totalmente desaconsejado durante el embarazo", independientemente de que se traten de bebidas de mayor o menor graduación, ya que atraviesan la barrera placentaria y llegan al feto, pudiendo ocasionar lesiones en el mismo, o complicaciones de la gestación.

Por otro lado, incide en que no hay un momento más seguro que otro en el embarazo para tomar alcohol. "Como normal general debemos aconsejar a todas las gestantes que se abstengan de consumir alcohol y tabaco, debido a los efectos perjudiciales que esas sustancias pueden ocasionar en el feto, independientemente de la cantidad, del tipo del mismo, o del momento de la gestación en el que se consuman", precisa la especialista.

OTROS HÁBITOS CONTRAINDICADOS EN EL EMBARAZO Y CONSEJOS

Asimismo, la doctora De Mingo recuerda que "el uso de otras drogas" como el cannabis, o la cocaína, por ejemplo, también se asocian con complicaciones "graves" durante el embarazo y con malformaciones fetales.

A juicio de la especialista del Hospital Infanta Cristina de Parla, otro punto importante a tener en cuenta es la alimentación, "siendo importante que la gestante siga una dieta equilibrada", y no únicamente para evitar un incremento excesivo de peso durante el embrazo, "que también supone mayor riesgo de complicaciones tanto para la madre como para el recién nacido".

Por ello, como norma general, y más aún las embarazadas, la ginecóloga resalta que las mujeres deben realizar una alimentación lo más equilibrada posible siempre, independientemente de la época del año, sea Navidad, verano o vacaciones.

"Al habar de dieta equilibrada debemos tener en cuenta tanto la cantidad como la calidad de lo que comemos, consiguiendo así beneficios no sólo derivados de una alimentación sana, sino que también evitaríamos los problemas digestivos, como acidez, flatulencias, digestiones pesadas, o diarreas, por ejemplo", añade la experta.

Igualmente, De Mingo resalta que es aconsejable seguir las recomendaciones de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) que recomienda evitar el consumo de pescado azul (pez espada, tiburón, atún rojo y lucio) en mujeres embarazadas, que puedan estarlo o en periodo de lactancia, para evitar los efectos nocivos sobre el feto derivados de los niveles elevados de mercurio que presentan estos pescados.

En su opinión, no está de más recordar también que las mujeres embarazadas que no sean inmunes a la toxoplasmosis deben evitar el consumo de carnes crudas como embutidos o tartar.

"Y por último, recomendar a la gestante que realice un descanso adecuado, incluyendo las horas de sueño, y que elija prendas cómodas y amplias, evitando ropa ajustada que puedan incomodarla, sobre todo en la zona abdominal", sentencia la especialista del Hospital Infanta Cristina de Parla (Madrid).