El ejercicio no aporta los mismos beneficios a los hombres que a las mujeres posmenopáusicas

El ejercicio no aporta los mismos beneficios a los hombres que a las mujeres posmenopáusicas
6 de junio de 2018 PLATTFORM. A FEMALE JOGGER STOCKHOLM SWEDEN.

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ejercicio regular puede ser más beneficioso para los hombres que para las mujeres en edad posmenopáusica, según ha mostrado un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) y que ha sido presento en la conferencia de la British Cardiovascular Society en Manchester.

En concreto, los científicos analizaron los efectos del entrenamiento regular con ejercicios en los vasos sanguíneos de 12 hombres y mujeres posmenopáusicas. La presión arterial y la rigidez arterial se evaluó antes y una hora después de una caminata enérgica.

Los hallazgos preliminares han sugerido que la rigidez arterial, un factor de riesgo independiente para la enfermedad cardiaca, es más alta en las mujeres en comparación con los hombres de la misma edad. De hecho, un solo episodio de caminata rápida mejoró la rigidez arterial y la presión arterial en ambos grupos, si bien, la rigidez arterial se mantuvo más alta en las mujeres.

Curiosamente, las mejoras en la rigidez arterial se relacionaron con los cambios en la presión arterial en los hombres solamente, lo que sugiere posibles diferencias de sexo en la forma en que los vasos sanguíneos se adaptan y responden al ejercicio.

La actividad física regular ayuda a reducir la rigidez de las arterias, lo que a su vez disminuye el riesgo de una persona de desarrollar enfermedades cardíacas o circulatorias. Sin embargo, los vasos sanguíneos de hombres y mujeres parecen adaptarse de manera diferente al ejercicio regular, y las mujeres posmenopáusicas demuestran menos beneficios asociados con el ejercicio que los hombres.

Los investigadores ahora están analizando si los suplementos diarios de ácido fólico podrían ayudar a las mujeres posmenopáusicas a reducir su riesgo al relajar los vasos sanguíneos y, como tal, disminuir la rigidez arterial y reducir la tensión en el corazón.

Contador