¿Cómo protejo a mi hijo del sol? 10 consejos para evitar quemaduras entre los más pequeños

¿Cómo protejo a mi hijo del sol? 10 consejos para evitar quemaduras entre los más pequeños
12 de junio de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MARKO POPLASEN

MADRID, 12 Jun. (EDIZIONES) -

Dado que el sol puede dañar gravemente la piel de los bebés, es importante no exponer directamente a los niños menores de un año a las radiaciones solares.

Sin embargo, casi la mitad de los españoles (48,8%) no sigue esta recomendación, según del IV Estudio CinfaSalud "Percepción y hábitos de salud de la población española en torno a la fotoprotección", elaborado por Laboratorios Cinfa en 2016 y avalado por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

"Los niños cuentan en su piel con menos mecanismos de defensa naturales que los adultos porque su barrera cutánea no ha terminado de desarrollarse. Cuanto más pequeños son, mayor riesgo corren de sufrir daños tras la exposición solar, como enrojecimiento, pigmentación inmediata, pigmentación retardada, quemaduras solares y otros perjuicios que se manifiestan a largo plazo, como envejecimiento cutáneo o mayor riesgo de sufrir melanoma en la edad adulta", según Susana Mezquita, experta del Departamento Científico de Cinfa.

Por este motivo, ahora que llega el verano, es necesario extremar las precauciones en torno a la fotoprotección infantil, y más sabiendo que, por el tipo de actividad que realizan al aire libre, los niños pueden recibir hasta el triple de radiación que los adultos.

La mejor manera de proteger su piel es evitar o reducir el tiempo de exposición solar, sobre todo con los bebés, pero "si tienen menos de un año, nunca podemos exponerles de forma directa a las radiaciones solares. A partir de esa edad y hasta los 3 años, podemos plantearnos que les dé el sol, pero siempre limitando el tiempo, evitando las horas centrales del día y con las correctas medidas de fotoprotección", ha subrayado la experta.

Por todo ello, desde Cinfa han lanzado diez consejos para proteger la piel de los más pequeños ante el sol:

1. Nunca antes de cumplir 1 año: antes del año de edad, la mejor forma de proteger a los bebés es no exponerlos nunca directamente al sol.

2. Evita que le dé el sol en las horas centrales del día: los rayos solares son más fuertes y perjudiciales entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, por lo que, especialmente un recién nacido, pero también un niño de hasta 3 años, no debe estar al sol en esta franja horaria bajo ningún concepto.

3. Cubre la mayor parte de su cuerpo con ropa adecuada: en el caso de bebés y niños pequeños, usar gorra, gafas de sol, pantalones y camiseta es imprescindible. Las gafas de sol deben ser adecuadas, nunca juguetes.

4. Elige un fotoprotector específico para bebés y niños pequeños: apartir de los seis meses, podemos aplicar a los niños fotoprotectores, pero teniendo en cuenta que estén especialmente formulados para ellos.

Es decir, que cuenten con un SPF superior a 50, protejan de las radiaciones UVA, UVB e IRA y, a poder ser, que contengan filtros físicos en lugar de químicos. Aplícalos cada dos horas y después de cada baño.

5. Vigila los posibles efectos del sol en tu bebé: de este modo, podrás detectar a tiempo las señales de impacto solar. Por ejemplo, no dejes pasar signos de nerviosismo, enrojecimiento de la piel, pigmentación* La piel tiene memoria y los daños se pueden manifestar también a largo plazo en forma de envejecimiento cutáneo o mayor riesgo de sufrir melanoma en la edad adulta.

6. Mantén a tu hijo hidratado: asegúrate de que toma todo el líquido que necesita para hacer frente al sol y a las altas temperaturas. Si ya come alimentos sólidos, también las frutas son muy recomendables, por su gran cantidad de agua.

7. Elige zonas donde haya sombras o créalas: arboledas, toldos, sombrillas* Cualquier elemento que proyecte sombra servirá para proteger a tu bebé del sol, aunque recuerda usar el fotoprotector también bajo la sombra, pues el agua y la arena reflejan los rayos de sol.

8. Consulta los índices ultravioleta e infrarrojos: antes de la exposición al sol, se recomienda informarse de los niveles de radiación a través de canales como la Agencia Española de Meteorología (AEMT). Esta consulta te ayudará a planificar las actividades familiares al aire libre y a evitar la exposición en aquellos días en que los niveles de radiación son más perjudiciales.

9. No bajes la guardia después del verano: el sol es peligroso durante todo el año, por lo que debes seguir protegiendo a tus hijos también fuera del periodo estival o en días nublados. Además, algunos tipos de nubosidad aumentan la peligrosidad del sol, al igual que la altitud.

10. Predica con el ejemplo: trata de concienciar a tus pequeños de los riesgos que entrañan las radiaciones dando ejemplo. Esto es más importante que nunca con niños a partir de los 12 años, quienes son más autónomos y es una edad en la que la fotoprotección comienza a recaer sobre ellos mismos. Si han visto a los adultos de su entorno exponerse al sol de manera responsable es más probable que hayan adquirido esos hábitos y los sigan aplicando por su cuenta.