Qué es la incontinencia urinaria en hombres | Urología

Incontinencia urinaria

que es la incontinencia urinaria

¿Qué es la incontinencia urinaria? 

La incontinencia urinaria es la pérdida del control de la vejiga, lo que provoca pérdidas involuntarias de orina de distinta importancia según los distintos casos. Se trata de una patología que afecta muy frecuentemente a la mujer y de forma mucho más rara al varón.

De hecho en los varones la incontinencia se presenta prácticamente de forma exclusiva después de cirugías. En concreto puede ocurrir tras cirugías digestivas bajas (menos frecuentemente) o tras cirugías urológicas en operaciones prostáticas, por cáncer de próstata (se da en un 3% de los casos aproximadamente) y con mucha menor frecuencia tras operaciones por hiperplasia benigna de próstata.

En el caso de la mujer, por el contrario, la incontinencia suele ocurrir, casi siempre, de forma espontánea, sin ninguna maniobra quirúrgica previa, aunque también en este caso una cirugía ginecológica puede ser la causa, si bien es raro.

En el sexo femenino la pérdida de la posición correcta de la vejiga por debilitamiento de la musculatura pelviana debido a la edad o por partos múltiples o complicados, es el factor que causa la incontinencia la mayoría de las veces.

Se trata de la llamada incontinencia de estrés o de esfuerzo, que hace que la paciente pierda orina con la tos, la risa, el ejercicio o en los casos más avanzados de forma espontánea, sin prácticamente ningún movimiento forzado.

Tratamiento de la incontinencia urinaria.

En hombres en el caso de que la incontinencia sea un efecto secundario de una cirugía hay que dar tiempo a que se produzca una solución espontánea del problema, lo que ocurre en una gran proporción hasta dos años después de la intervención. Esta recuperación se puede acelerar recurriendo a ejercicios de estímulo del suelo pelviano.

Si esto no ocurre así, la solución debe ser siempre quirúrgica, recurriendo a esfínteres artificiales en los casos más exagerados o a la colocación de mallas en los casos más leves.

Lo importante, en cualquier caso, es que la incontinencia tiene solución, y es importante que el paciente “no esconda la cabeza debajo del ala” para tratar de ocultar ante sí y ante los demás este importante y desagradable problema.

En el caso de la incontinencia femenina, es de la máxima importancia llevar a cabo un estudio urológico concienzudo para descartar, mediante un estudio urodinámico, la existencia de una vejiga inestable, que con la cirugía solo empeoraría, habiendo hecho pasar por quirófano a una paciente que hubiera respondido bien a un simple tratamiento con pastillas orales.

Para el tratamiento quirúrgico de esta incontinencia femenina de esfuerzo se utiliza una técnica mucho más sencilla que en el varón, pues con la colocación por vía vaginal de una pequeña malla utilizando anestesia epidural, el problema suele estar solucionado, tras un ingreso de apenas 24 horas, y todo ello con incisiones prácticamente imperceptibles.

Cómo prevenir la incontinencia urinaria. 

La prevención no es fácil, pero en el caso de las mujeres el ejercicio puede ayudar mucho a retrasar o incluso a impedir la presentación de este problema. Para ello aconsejamos caminar mejor que correr.

También puede ayudar mucho cortar el chorro miccional al menos una vez durante la micción. Asimismo, en casos ya establecidos de incontinencia leve, ejercitar con gimnasia activa o pasiva el suelo pelviano es de gran ayuda.

Web
Dr. Enrique Pérez-Castro Ellendt