Cáncer de tiroides | Causas, síntomas y tratamientos

Cáncer de Tiroides

que es el cancer de tiroides
  • ¿Qué es el cáncer de tiroides?

El tiroides, glándula en forma de mariposa situada en el cuello, desempeña una función importante en el bienestar de la persona. Junto a la glándula hipófisis, en el sistema endocrino, regulan funciones corporales muy concretas. El tiroides genera hormonas que controlan la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura y el metabolismo del organismo.

Los tipos de cáncer de tiroides son:

- Cáncer papilar de tiroides

- Cáncer folicular de tiroides

- Cáncer medular de tiroides

- Cáncer anaplásico de tiroides

Síntomas del cáncer de tiroides

En las fases iniciales del cáncer no hay ningún síntoma presente. A medida que se desarrolla los síntomas pueden consistir en:

- Bulto en la región anterior del cuello

- Cambios en la voz o ronquera

- Adenopatías (ganglios linfáticos hinchados)

- Dificultad para respirar o tragar

- Dolor recurrente o persistente en la garganta o el cuello

Los síntomas anteriores se deben a menudo a enfermedades benignas no cancerosas, como bocio o infección. Dada su posible gravedad, se recomienda que todas las personas con estos síntomas acudan al médico para ser diagnosticadas lo antes posible.

Tratamiento del cáncer de tiroides

La estadificación consiste en analizar el tamaño del nódulo, si el cáncer se ha

diseminado y, en caso de ser así, a qué otras partes del organismo. Se extiende con mayor frecuencia a los ganglios linfáticos, los pulmones y los huesos. Cuando se extiende desde su lugar de origen a otras partes del organismo, los nuevos tumores tienen el mismo tipo de células cancerosas y el mismo nombre que el cáncer original.

Los médicos denominan enfermedad "a distancia" o metastásica a los nuevos tumores.

La estadificación puede constar de una o más de las pruebas (ecografía, TC, RM,

Radiografía de tórax o Gammagrafía de todo el cuerpo)

Los pacientes con esta enfermedad tienen muchas opciones de tratamiento. Éste suele comenzar unas pocas semanas después de su diagnóstico pero tendrá tiempo para hablar con su médico sobre las opciones terapéuticas y obtener una segunda opinión.

Su elección depende de:

- Tipo de cáncer de tiroides (papilar, folicular, medular o anaplásico)

- Tamaño del nódulo

- Edad del paciente

- Estadio del cáncer

 Cirugía

La mayoría de las personas se someten a intervención quirúrgica, pudiéndose extirpar una parte o la totalidad de la glándula. Existen varios tipos de intervenciones:

 Tiroidectomía total: extirpación completa del tiroides a través de una incisión en el cuello.

 Lobulectomía: a algunas personas con cáncer folicular o papilar de tiroides solo se les extirpa una parte: un lóbulo y el istmo. En algunas personas sometidas a una lobulectomía se practica posteriormente otra intervención para extirpar el resto del tiroides.

Con menos frecuencia, el tejido tiroideo residual se destruye mediante tratamiento con yodo radiactivo:

- Tratamiento con hormona tiroidea

- Tratamiento con yodo radiactivo

- Radioterapia externa

- Quimioterapia 

La cirugía resulta la opción más eficaz pero la presencia de una cicatriz en la base del cuello es mal aceptada por los pacientes. MD Anderson Cancer Center Madrid ha comenzado a aplicar una nueva técnica pionera en España. MIVAT (Minimally Invasive Video Assisted Thyroidectomy). Ésta permite realizar la intervención por una pequeña incisión de 1,5 a 2 centímetros por control endoscópico, permitiendo una disección más precisa y facilitando la identificación de las glándulas paratiroides y los nervios recurrentes así como de sus frecuentes anomalías anatómicas.

Causas del cáncer de tiroides

Este cáncer aparece cuando las células del tiroides crecen de manera incontrolable. Afortunadamente, la mayoría de los tumores tiroideos son benignos (no cancerosos) y poco frecuentes, representando el 1% de todos los cánceres diagnosticados. Pese a

ello, este proceso canceroso se ha convertido en el octavo más diagnosticado en las mujeres. 

La detección precoz, un diagnóstico exacto, un tratamiento preciso y un seguimiento programado pueden ayudar a la supervivencia de los pacientes. 

Recomendaciones de cribado del cáncer

La mayoría de los cánceres de esta glándula se descubren cuando los pacientes consultan al médico en relación con bultos o nódulos que han observado. Si una persona cree tener síntomas se recomienda que acuda a un especialista lo antes posible para realizar un examen. Algunos oncólogos recomiendan la autoexploración del cuello dos veces al año para detectar cualquier bulto.

Las personas con antecedentes familiares de carcinoma medular de tiroides (CMT) con o sin síndrome de neoplasias endocrinas múltiples de tipo 2 (MEN 2) pueden tener un riesgo muy alto de padecer esta enfermedad. Se recomienda en estos casos la realización de pruebas genéticas cuando son jóvenes para comprobar si portan el gen del CMT. Con la finalidad de conocer mejor los síntomas que pueden indicar un cáncer de tiroides, el médico puede formular varias preguntas sobre sus antecedentes médicos personales y familiares. También podrán realizarse una o más de las siguientes pruebas:

  1. Exploración física: el médico palpa el tiroides para detectar bultos (nódulo), comprueba la presencia de proliferaciones o hinchazón en el cuello y los ganglios linfáticos próximos.
  2. Análisis de sangre: el médico puede comprobar la presencia de concentraciones anormales de tirotropina (TSH) en la sangre. Una cantidad excesiva o escasa de TSH significa que el tiroides no funciona bien.
  1. Ecografía
  2. Gammagrafía tiroidea
  3. Biopsia: la biopsia es la única forma segura de diagnosticar.

Prevención del cáncer de tiroides

Resulta difícil para los médicos determinar por qué se desarrolla un cáncer de tiroides en una persona y no en otra. La investigación ha demostrado que hay personas con determinados factores de riesgo que son más propensas a padecer la enfermedad.

Tales como:

 Radiación: las personas expuestas a radiación tienen más probabilidades de sufrir cáncer papilar o folicular de tiroides.

Antecedentes familiares de cáncer medular de tiroides: puede transmitirse de padres a hijos a través de un cambio en el gen RET. Prácticamente todas las personas con este gen alterado presentan la enfermedad, que puede surgir sola o con otros cánceres, como en el síndrome de neoplasias endocrinas múltiples.

Antecedentes familiares o personales de bocio o tumores de colon: estas personascorren un mayor riesgo de padecer cáncer papilar de tiroides.

 Sexo: las mujeres tienen tres veces más probabilidades que los varones de padecerlo.

Edad: es más frecuente en las personas mayores de 45 años, mientras el cáncer anaplásico de tiroides afecta principalmente a personas mayores de 60 años.

Yodo: los científicos siguen investigando el yodo como posible factor de riesgo, tanto por su consumo en exceso como por defecto.

Cuantos más factores de riesgo tenga una persona, mayores serán sus probabilidades de padecer un cáncer de tiroides. Sin embargo, muchas personas con factores de riesgo conocidos no manifiestan la enfermedad. Las personas con antecedentes familiares o las que piensan que corren riesgo han de consultar a su médico. Él podrá proponer análisis genéticos en sangre y otras formas de reducir su riesgo y el de su familia.

Web
Dra. Pilar López Criado