Cómo influye el verano en la salud vaginal

Cómo influye el verano en la salud vaginal
12 de julio de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HANNAMONIKA - ARCHIVO

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El mantenimiento adecuado del medio vaginal influye y repercute en el bienestar general. Ahora, en los meses de verano, la salud íntima o vaginal se ve expuesta por diferentes y variadas circunstancias que requieren uan especial atención.

Tal y como señala la doctora Dolores Ojeda, ginecóloga y especialista en cáncer de mama con experiencia en proyectos integrales de salud de la mujer en el Women's Carmona Dexeus, durante esta época estival se cambian los hábitos. Dejamos la rutina, sea cual sea, laboral, estudiantil, familiar para sumergirnos en otro tipo de vida. Un cambio con el que probablemente nos encontraremos más tiempo al aire libre.

El calor y la humedad, típicos de la etapa veraniega, el uso de las piscinas, los baños en el mar modifican las características del medio vaginal y vulvar, haciéndolos "más susceptibles" al cambio, lo que, advierte la experta, puede provocar la aparición de signos y síntomas, enrojecimiento, mayor cantidad de flujo vaginal, picor, molestias o dolor incluso en las relaciones sexuales.

Durante el verano también utilizamos otro tipo de vestimenta. Muchos días los pasaremos en bañador o bikini y por comodidad no realizaremos el cambio suficiente de los mismos, manteniendo un medio húmedo y caluroso, dos factores que Ojeada considera "predisponentes" al cambio de flora vaginal, aumentando la presencia de candidas y, en ocasiones, desarrollando candidiasis clínica con sintomatología que lleva a consultar.

Además, esta época también suele asociarse con el inicio de nuevas relaciones sexuales, que pueden predisponer a determinadas infecciones de transmisión sexual, para lo cual, independientemente del método utilizado para la protección de una gestación no deseada, es "muy recomendable" utilizar preservativo.

Teniendo en cuenta todas estas situaciones, la doctora advierte en última instancia de que el hecho de que el prurito intenso, enrojecimiento vulvar y la presencia de un flujo vaginal típico, grumoso, semejante a leche cortada, sean muy comunes hace que muchas mujeres se automediquen o les sean prescritos en farmacia algunos fármacos usados desde hace tiempo que, "en el mayoría de las ocasiones, hacen que desaparezcan los síntomas pero no se consiga la curación, reapareciendo en unos días la misma situación de incomodidad".

Si es posible, Ojeda recuerda que la mejor opción es realizar una consulta para confirmar o descartar candidiasis u otro tipo de vagintis, bien mediante un examen en fresco al microscopia del flujo vaginal o mediante cultivo de dicho flujo por el que se indique un tratamiento específico y eficaz y se eviten las recaídas innecesarias que alteran la calidad de vida.